Redacción Bles – Salieron a la luz los resultados de la autopsia de Benjamín, el niño de cuatro años que salió a jugar y que luego fue encontrado colgado de un puente en el municipio de Las Talitas, en Tucumán, Argentina.

El informe preliminar de la autopsia dijo que Ulises Benjamín Amaya “estaba vivo” al momento de ser asfixiado, al mismo tiempo que no hubo indicios de que hubiera sido víctima de una violación, según la información recogida por Grupo La Provincia.

De todas maneras, los forenses aún esperan para determinar “si hubo algún tipo de abuso“, de acuerdo con lo declarado por un vocero judicial a Telam, citado por el sitio. “Estaba vivo cuando fue colgado del puente“, precisó la fuente, “su muerte se produjo por asfixia“, agregó.

[El extraño caso de una joven que inyectó un anticonceptivo bajo su brazo y casi le perfora un pulmón]

Alejandro López Isla, prosecretario de la Fiscalía II de Homicidios a cargo de la causa, descartó la posibilidad de que haya sido el pequeño quien decidiera quitarse la vida por iniciativa propia. “Entendemos que fue colgado por otra persona, seguramente mayor que él“, manifestó.

Esta postura fue sostenida por Silvia Morales, psicóloga y perito del Poder Judicial de Tucumán, quien afirmó que “a esa edad un niño ni siquiera concibe la muerte, así que entendemos que hubo un homicidio“.

[Golpeó su perra hasta matarla y luego trató de cubrir sus huellas tirando el cuerpo en los bosques]

Actualmente, el caso de Benjamín es investigado por la Justicia de Tucumán como homicidio y los elementos hallados en la escena serán claves para esclarecer al autor material del crimen, sumado a los testimonios aportados por vecinos y testigos.

El niño había desaparecido el pasado 8 de agosto de la casa donde estaba siendo cuidado por unos familiares, ubicada a 500 metros de donde se halló su cuerpo. Sus padres hicieron la denuncia ante la policía tucumana, abriéndose un fuerte operativo para dar con su paradero.

Francisco Adán Peñalva, abuelo de Benjamín, declaró ante la prensa local que su esposa “lo perdió vista en un descuido” y que luego “comenzó a buscarlo y a preguntar a los vecinos si lo habían visto, sin pensar que nada malo le había pasado“.

videoinfo__video2.bles.com||97ad40c9e__

Ya vengo, voy a jugar“, fueron las últimas palabras que el niño le dijo a su abuela y no se volvió a saber de él. Fue descubierto horas más tarde por el personal policial, con un cable en el cuello y con signos de haber sido estrangulado.

A pesar de que el pequeño fue trasladado al centro médico del municipio, nada pudieron hacer por él. El caso conmocionó a los vecinos de la provincia de Tucumán, quienes ahora reclaman justicia para que la muerte del pequeño no quede impune.

Le puede interesar: ¿Por qué un gobierno querría herir y dañar a personas que no están en contra de él ni de nadie más?

videoinfo__video2.bles.com||8af324729__