Redacción BLes – Joe y Helen Auer construyeron una relación amorosa destinada a durar toda una eternidad, vivieron juntos por más de 70 años, y ni siquiera la muerte los iba a separar, y aunque Helen fue la primera en despedirse, su amado esposo le siguió los pasos no mucho tiempo después.

A la edad de 94 años, Helen de Cincinnati, Ohio, Estados Unidos, dio su último suspiro cuando estaba sentada en una silla al interior de su habitación, de acuerdo con el Cincinnati Inquirer, una vez que su amado Joe entró y vio su figura postrada en la silla entendió que para ella todo había culminado en esta vida así que sólo se acercó y con un leve susurro expresó: “Helen, llámame a casa”.

Tan sólo hubo una diferencia de dos días para que Joe escuchara el llamado de Helen desde el más allá, ella partió el miércoles 15 de octubre del 2014 y él dejó a su familia el viernes 17 de octubre del 2014. Tan sólo cinco meses antes, Joe se había convertido en un centenario pero sus nueve hijos sabían que sin la compañía de su compañera su tiempo de vida también encontraría un fin.

La historia de ambos comenzó en la iglesia y poco tiempo después de haberse casado, Helen ya estaba esperando a Barry, su primer hijo, luego la vida los separó cuando estalló la Segunda Guerra Mundial en 1935 y Joe se fue a pelear contra los alemanes, antes de partir su amada estaba en embarazo de una niña, Judy.

Helen le envió a su esposo una fotografía con los dos pequeños y este la conservó en su billetera como un verdadero tesoro, la imagen incluso lo acompañó una vez que desembarcaron las tropas en la playa de Utah en el Día D. Jerry Auer, décimo y último hijo, afirmó: “Nunca abandonó su billetera, todavía está ahí en este momento”.

Según lo recogido por La Gran Época, Mary Jo Reniers, hija de la pareja, describió a su madre como el lado extrovertido de la relación: “Amaba a su familia y amigos. A ella le encantaba estar ocupada con su familia”, expresó.

Por otra parte, la crianza de diez hijos no es una labor sencilla por lo que Joe aportó el carácter y la templanza necesaria para que sus hijos crecieran bien formados en valores como el respeto y la disciplina; la devoción y fe de ambos contribuyó al crecimiento de una familia en donde nunca faltó la firmeza y el amor.

Luego de prestar servicio en las Fuerzas Armadas de Estados unidos, Joe pudo volver a casa y conseguir un trabajo como grabador, años más tarde estaba trabajando junto a su esposa en la cafetería de la escuela St. Lawrence Parrish, cuando el menor de la casa, Jerry, alcanzó el tercer grado.

La pareja dejó una familia conformada por 10 hijos, Barry, el hijo mayor con 72 años, seguido de Judy, Steve, Mary Jo, Jeanne, Karen, Tom, Chris y finalmente Jerry, el menor de 52 años. Bob Auer falleció tras sufrir de cáncer años atrás, con todo esto quedó una familia de nueve hijos, 16 nietos, 29 bisnietos y un tataranieto.

Familia Auer
Familia Auer

“Papá pensó en sus hijos como un regalo de Dios, eso era su responsabilidad”, expresó Mary Jo. “Él nos enseñó a ser siervos de Dios y a ser cuidadores de su tierra. Estaba reciclando en su último día”.

“Es un momento feliz, mamá y papá vivieron una vida bendecida”, exclamó Mary Jo.

Jerry añadió que sus padres “eran personas sencillas, no querían nada y obtuvieron todo a cambio”. “Si alguien estuviera pensando en casarse podría tomar el ejemplo de mis padres”.

También te puede interesar: La Verdad, Benevolencia, Tolerancia siempre prevalecerá en el corazón del hombre.

videoinfo__video2.bles.com||a2a9491f3__