Redacción BLesLas autoridades sanitarias de Noruega anunciaron que las vacunas producidas por los laboratorios de Jonhson & Johnson y AstraZeneca serán administradas a aquellas personas que las pidan voluntariamente debido a los efectos adversos reportados en diversos países europeos.

El Instituto de Salud Pública del país recomendó que no se utilizara ninguna de las dos de forma rutinaria debido a los “graves efectos secundarios”, ya que ambas inyecciones están relacionadas con el riesgo de sufrir graves coágulos sanguíneos, según Daily Mail.

Los escenarios de personas que desarrollaron coágulos en la sangre generaron preocupación en países como Dinamarca que dejó de administrar la vacuna de AstraZeneca completamente al igual que Noruega el pasado 11 de marzo después de que cuatro personas de las ocho reportadas con coágulos, murieran.

Si bien los coágulos fueron detectados principalmente con la vacuna de AstraZeneca, Johnson & Jonhson utilizan la misma fórmula por lo que las autoridades decidieron incluir la recomendación de no administrar masivamente como medida preventiva.

Camilla Stoltenberg, directora del Instituto Noruego de Salud Pública, dijo que estaba claro que los efectos secundarios de la inyección de AstraZeneca también estaban asociados a la inyección de J&J.

“Está claro que los efectos secundarios raros pero graves que hemos visto con AstraZeneca también aparecen con el uso de Janssen”, dijo. “Hay una gran incertidumbre en cuanto a la prevalencia, y si ocurre con más frecuencia en algunos grupos, como por ejemplo según la edad y el sexo”.

Y agregó: “Nadie ha podido asegurar que sea fácil detectar este efecto secundario con la suficiente antelación para tratarlo y prevenirlo, o asegurar que la mortalidad sería menor que la alta mortalidad que hemos visto hasta ahora – aunque varía en diferentes conjuntos de datos”.

Por qué se producen los coágulos

Los coágulos se producen junto con niveles bajos de plaquetas, una condición llamada trombocitopenia.

Los expertos no saben por qué las vacunas contra el coronavirus pueden desencadenar bloqueos en casos muy raros, pero una explicación que está ganando terreno es que puede deberse a una reacción excesiva del sistema inmunitario.

Es decir, el sistema inmunitario comienza a atacar sus propias plaquetas en lugar del virus. El cuerpo empieza a producirlas en exceso para compensar las que destruye el sistema inmunitario. Esto puede desencadenar la formación de coágulos con las plaquetas aglutinadas, antes de que los niveles disminuyan y causan trombocitopenia.

Le recomendamos: Lo que ESTÁ PASANDO y los otros MEDIOS NO TE CUENTAN

Ad will display in 09 seconds

Los casos son más frecuentes en jóvenes

Los casos de coágulos en la sangre se reportaron en personas jóvenes principalmente y es por eso por lo que Francia suspendió la vacunación con AstraZeneca en menores de 55 años, mientras que Alemania lo hizo en las personas menores de 65 años y el Reino Unido recomienda que todas las personas menores de 40 años busquen una alternativa a la vacuna británica.

Debido a que las personas jóvenes y sin condiciones preexistentes pueden soportar el virus PCCh como una gripe común, los riesgos – aunque las agencias sanitarias los han minimizado – son mayores que los beneficios.

En el Reino Unido se estima que una persona joven de cada 60.000 tiene riesgo de sufrir coágulos en la sangre con estas vacunas. Pero en Noruega la relación baja a una persona de cada 20.000.

A pesar de la clara intención de los medios de comunicación y de las autoridades sanitarias de minimizar los riesgos de las vacunas experimentales contra el virus PCCh, que con la ayuda de la censura en las redes sociales la información alternativa escasea, casos graves se reportan periódicamente alrededor del mundo.

Una mujer de Tennessee reportó haberse quedado paralítica temporalmente después de haber recibido una dosis de la vacuna Pfizer.

Diez días después pudo mover sus extremidades.

Alvaro Colombres Garmendia – BLes.com