Redacción BLes – Tras la larga dependencia económica de Alemania de las industrias sometidas al régimen chino, todo parece indicar que sus dirigentes tratarán de romper con esa, aparentemente, pesada y riesgosa relación heredada de la excanciller Angela Merkel. 

Dado que el Partido Comunista de China (PCCh) es acusado de abuso en sus relaciones internacionales, al extremo de sorprender a algunos países, muchos de ellos proyectan tomar distancia, en vista de los resultados catastróficos en ciertos casos.

En este sentido, el Partido Verde, alemán, que es beligerante en lo que respecta al régimen chino, podría hacer valer su predominio sobre los ministerios de Asuntos Exteriores y de Economía para lograr objetivos que disminuyan la dependencia de su país. 

Así fue como el presidente de la delegación del Parlamento Europeo para las relaciones con China y miembro del Partido Verde, Reinhard Bütikofer, se refirió al viaje que el Canciller alemán, Olaf Scholz, planea a China el mes próximo, diciendo: “Creo que debería tener claros los hechos fundamentales”, según Político del 10 de octubre.

Y declaró: “Él [Scholz] debería centrarse en hacer entender a China que esta transformación de la relación es para bien, que no hay forma de volver a los años de Merkel, y que Alemania dará forma a una estrategia para China que se oponga a las ambiciones hegemónicas de China”.

Es de considerar que a pesar de que el intercambio comercial de Alemania con la industria china es más importante para su economía que el que sostiene con otros países, la nueva dirección que quiere imprimir a esta relación será significativamente diferente.

El mismo Scholz parecería concordar con las intenciones manifestadas por el Partido Verde, dados sus pronunciamientos emitidos el mes pasado en el curso de la Asamblea General de la ONU. 

Scholz ratificó en esa ocasión el informe, sin precedentes, en el que se denuncian las violaciones a los derechos humanos ejecutadas por el PCCh, en la región de Xinjiang, China, presentado por la representante de la ONU, Michelle Bachelet. 

“Creo que fue muy correcto que hubiera una investigación”, recalcó Scholz, agregando: “La señora Bachelet hizo un muy buen trabajo, también necesario. Desde mi punto de vista, es importante seguir con el caso”.

Y agregó: “China debería aplicar” las recomendaciones del informe. “Esto sería una señal de soberanía y fuerza y una garantía de cambio a mejor”.

¿Una misión compleja para Alemania?

A pesar de que Alemania aludió en el pasado, varias veces, a los abusos del PCCh a los derechos humanos, su actitud no fue lo suficientemente decidida al respecto. 

Más aún, durante décadas dió prioridad a los negocios, colocando el bienestar de los ciudadanos chinos en un lugar secundario, pero, ahora, su preocupación ha crecido al grado de verse presionada a cambiar la dirección de esa relación.

En este contexto, se pronunció el analista de la estrategia de Alemania sobre China, Rafał Ulatowski, quien también es escritor y profesor adjunto de la Facultad de Ciencias Políticas y Estudios Internacionales de la Universidad de Varsovia.

Ulatowski, comentó a principio de este mes: “A Alemania le preocupa el crecimiento sin precedentes del poderío chino y el desafío que la estrategia internacional de China supone para el orden internacional liberal existente”.

Y agregó: “En otras palabras, el deseo de China de remodelar el orden regional preocupa a Berlín, especialmente en el contexto de los esfuerzos de modernización militar de China”, especificando temas como los enfrentamientos internacionales por Hong Kong, Taiwán y el Mar de la China Meridional. 

Esta estrategia, se reflejó en la práctica a la negativa a unirse al proyecto del régimen chino La Franja y La Ruta, y otros: “debido a su preocupación por la transparencia, la igualdad de condiciones para las empresas y la mano de obra europea, así como por las normas medioambientales y sociales”, expresó Ulatowski.

De todas maneras, pasarán varios años antes de que los vínculos económicos de los dos países se desacoplen, y Alemania deje de depender tanto de la cadena de suministros china.

Pero ante la nueva y agresiva política exterior de China, el gobierno alemán preferiría acabar con su dependencia de este país. En cuanto a cómo deshacerse de esta dependencia de China, todavía no se han concretado los detalles.

La economía del PCCh en declive

Para nadie es un secreto que la economía regida por el régimen chino va de mal en peor, por diferentes causas. Así lo registran los informes suministrados recientemente por entidades como el Banco Asiático de Desarrollo (BAD).

Según la publicación del 21 de septiembre, la organización rebajó su previsión de crecimiento de China al 3,3% desde el 5,0% proyectado en abril. Más aún, recortó su proyección para el próximo año a tan solo el 4,5%. 

Esta tendencia podría haber influido en las decisiones de Alemania. 

En el contexto internacional, la caída del crecimiento económico del gran país oriental es tal que ahora los países emergentes de Asia crecen más rápido que China por primera vez en 30 años, destacándose entre ellos Indonesia y Filipinas.  

Para el BAD los países en desarrollo de Asia crecerán un 4,3% en 2022, y se prevé que la región crezca un 5,3%. Para el año próximo se prevé que la región de Asia emergente crezca un 4,9%, excluyendo a China. 

No obstante, subsisten los riesgos, de acuerdo con un comunicado del economista jefe del BAD, Albert Park, quien comentó: “El Asia en desarrollo sigue recuperándose, pero los riesgos se ciernen sobre ella”.

Y agregó: “Una desaceleración significativa de la economía mundial socavaría gravemente la demanda de las exportaciones de la región”.

Asimismo, recalcó: “Un endurecimiento monetario más fuerte de lo previsto en las economías avanzadas podría provocar inestabilidad financiera. Y el crecimiento en [China] se enfrenta a los desafíos de los cierres recurrentes y la debilidad del sector inmobiliario”.

Otro indicador de la decadencia de la economía china, se puede apreciar en su disminución en la demanda de gas natural licuado (GNL), que podría descender un 20% en el próximo trimestre. 

Esta noticia significa un alivio para los europeos, cuyos países atraviesan una crisis sin precedentes en los últimos años. La disminución de la demanda pondría a su disposición mayores volúmenes de gas para su propio consumo. 

Alex Shaw, analista jefe de gas y GNL de Asia en ICIS, señala que “se trata de una gran noticia para el mercado, ya que los excesivos volúmenes de contratos significan que China está añadiendo esencialmente spot, que es lo que Europa necesita en este momento”.

Un contraste económico notable

Ciertamente, las innumerables dificultades a las que se ve sometida la gran nación sometida por el PCCh se reflejan, necesariamente, en la crisis económica que atraviesa desde hace algunos años. 

Esta crisis incide en una creciente inestabilidad social, que, lógicamente afecta los ingresos de sus habitantes, cada vez más arrinconados por la pobreza.

Por otro lado, no puede menos que resaltar el fuerte contraste que resulta al comparar la tambaleante economía dependiente de las políticas del régimen chino con los resultados exitosos que obtiene la República de China, nombre oficial de Taiwán, a la que agrede continuamente.

La laboriosidad de los democráticos taiwaneses y la acertada guía de sus dirigentes llevó a su país a ocupar el primer lugar en Asia y el quinto a nivel mundial en cuanto a activos financieros netos per cápita, según el Informe de Riqueza Global 2022 de Allianz publicado el 12 de octubre.

Taiwán añade así otra razón para que el régimen chino se sienta aún más incómodo con las lecciones de éxito que recibe de la isla a la que ha prometido anexar a su territorio, aún por la fuerza.

Si bien, el poderío militar del PCCh es mucho mayor del de Taiwán, muchos países están dispuestos a apoyar su defensa y protección. Tal es el caso de Alemania, que, al parecer, no puede ignorar por más tiempo el enorme riesgo de que su cadena de suministros dependa del régimen chino. 

José HermosaRedacción BLes

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.