Redacción BLesSam Brownback, exembajador para la Libertad Religiosa, instó al Vaticano a reconsiderar su postura no critica con el régimen comunista chino luego de que se publicara el Informe anual del Departamento de Estado de Estados Unidos sobre la libertad religiosa el cual documenta las extensas violaciones a los derechos humanos de los creyentes en China.

En octubre del 2020, el Vaticano renovó un controvertido acuerdo con el PCCh con el cual las autoridades comunistas, con el aval del Papa, pueden seleccionar a los obispos dentro de la Asociación Patriótica Católica China, la cual es considerada una pantalla de humo para cubrir la supuesta ‘libertad de creencia’ en el país.

La controversia gira en torno a las constantes campañas de persecución religiosas del régimen chino, que incluyen desde cristianos, católicos hasta musulmanes y el grupo de Falun Dafa.

El acuerdo fue renovado por dos años y es visto por el ala conservadora de los católicos como una forma de reconocimiento al Partido Comunista Chino aun cuando este se declara ateo abiertamente y exterminar la fe de los chinos ha sido uno de sus principales objetivos desde que tomó el poder en 1949.

“Realmente presionamos al Vaticano para que no entrara a prorrogar su acuerdo con el gobierno chino sobre el nombramiento de obispos, y espero que miren este informe y digan ‘este no es un régimen con el que debamos negociar'”, dijo Brownback a la agencia de noticias católica.

“La autoridad moral del Vaticano es importante”, añadió. “No se negocia con el mal. Lo echas a patadas”.

Brownback ve en el PCCh un directo enemigo de todas las creencias y considera al PCCh como el único obstáculo para la libertad de religión en China.

“Tienen problemas con cualquier tipo de lealtad a una autoridad moral superior -a Dios- y van a por todas, ya sean los budistas tibetanos, los cristianos de la Iglesia Doméstica, la Iglesia Católica clandestina, Falun Gong, [o] los uigures”, declaró el exembajador.

Le recomendamos: El HOMBRE MÁS BUSCADO del MUNDO reveló que una RAZA ALIENÍGENA DOMINA EEUU

Ad will display in 09 seconds

“El informe [del Departamento de Estado] realmente documenta la guerra de China contra todos los credos. Es un régimen comunista. Los comunistas son ateos”, agregó Brownback.

Las críticas al Vaticano también nacen del hecho de que el Papa Francisco es conocido por utilizar su posición para promover cosas como la ‘igualdad social’, la ‘salud pública para todos’ y por tener una postura de fronteras abiertas, ideas más bien cercanas a la izquierda.

“Podemos curar la injusticia construyendo un nuevo orden mundial basado en la solidaridad, estudiando métodos innovadores para erradicar el acoso, la pobreza y la corrupción”, dijo Francisco, “trabajando todos juntos… para proporcionar asistencia médica para todos”.

Sin embargo, el silencio ante las extensas persecuciones religiosas del régimen comunista chino, sumado a este acuerdo que el PCCh utiliza para validar su legitimidad en la comunidad internacional, presentan un gran contraste y una doble moral del Papa Francisco a la hora de lidiar con la dictadura comunista china.

Sam Brownback dijo que el Papa está cometiendo el mismo error que cometió Estados Unidos hace 20 años, cuando empezó a comerciar con el gigante asiático con la esperanza de que el régimen comunista adoptara algún día prácticas más democráticas.

“No funcionó. No nos funcionó a nosotros, a Occidente, en nuestra negociación con China, y no creo que vaya a funcionar con el Vaticano”, aseguró el ex embajador.

 Alvaro Colombres Garmendia– BLes.com