El horror se ha cebado con el pequeño Nikita, un niño de 12 años, que en apenas unos minutos perdió a su madre y a sus hermanos a manos de su padrastro, que los apuñaló hasta la muerte al volver borracho a su casa de Mendeleevsk, en Rusia. Durante la agresión, el menor consiguió escapar, ensangrentado y semidesnudo, y llegar a una panadería donde pidió ayuda.

El pequeño estaba presente cuando su padrastro, Ainur Harisov, de 41 años, asesinó a su madre, de 38, y a su hermano mayor, de 19, que intentó defenderla, según explica el diario ruso THB.

Tras este primer ataque, Nikita corrió al cuarto de su hermano pequeño e hijo de la pareja, de dos años, para intentar salvarlo, pero fue perseguido por su padrastro y se vio obligado a escapar del domicilio a través de la ventana en busca de ayuda.

En su huida, alcanzó una panadería, donde una trabajadora y varios clientes trataron de tranquilizarlo, lo tumbaron en una camilla, le curaron las heridas y llamaron a la Policía.

videoinfo__video2.bles.com||2cc7495b5__

Ad will display in 09 seconds

Cuando los servicios de emergencia acudieron al domicilio familiar, el agresor había desaparecido y la puerta se encontraba cerrada con llave, lo que dificultó la entrada a la casa y la atención a las víctimas. Cuando lograron acceder al interior, no pudieron hacer nada por salvar a la madre y al hermano mayor, y el pequeño falleció en la Unidad de Cuidados Intensivos del hospital.

Más tarde, las fuerzas de seguridad lograron detener a Harisov, que confesó haber matado a su pareja, el hijo de esta y el bebé que ambos tenían en común “por celos”. Los agentes continúan investigando y el arrestado sigue en dependencias policiales.

Fuente: 20 minutos.

[descarga nuestra APP para recibir nuestro contenido destacado]

Te puede interesar: La maldad no tiene límites

videoinfo__video2.bles.com||6a9c45a50__

Ad will display in 09 seconds