Una niña de ocho años que planeó su propio funeral después de que los médicos tardaron cuatro años en diagnosticarla con una rara forma de cáncer de hueso ha muerto.

Darcy McGuire de Fife, Escocia, se enfermó por primera vez a la edad de tres años, pero a pesar de las repetidas visitas a su médico y a varios especialistas, finalmente recibió la devastadora noticia de que tenía cordoma en enero de este año.

Su familia anunció su muerte en Facebook ayer por la tarde, según reportó Mirror.

La carta decía: “Es con un corazón enormemente roto que les digo a todos que Darcy Rae Mcguire ganó sus alas de ángel esta mañana 15.12.19”.

“Ni siquiera puedo empezar a decirle a la gente lo devastados que estamos los niños y yo. Pero ella falleció muy tranquilamente en la Casa Rachel y por eso estaré eternamente agradecida”.

“Me gustaría dar las gracias a todos los que me envían mensajes de actualización, pero yo y los niños necesitábamos estas últimas semanas especiales sin tener que responder a los mensajes. Espero que todos lo entiendan.

“Darcy era verdaderamente una en un millón y una gran parte de mi corazón nunca se curará. Estoy tan agradecida de haber tenido 8 años increíbles con ella, ella me ha enseñado tanto en este último año y la fuerza que ha mantenido durante todo este tiempo es lo que me mantendrá fuerte”.

“Vuela alto con los ángeles, mi querida Darcy”.

Después de que Darcy se enteró de que estaba en fase terminal, no sólo ayudó a su madre a organizar su funeral, sino que también recaudó miles de libras para la organización benéfica Children’s Hospices Across Scotland (Hospicios para niños en toda Escocia), que ha proporcionado una valiosa ayuda y apoyo a la familia”.

La madre de Darcy, Carol Donald, ha dicho que cree que su hija podría haber tenido la oportunidad de luchar contra la enfermedad si se hubiera detectado antes.

Antes de la muerte de Darcy, la mujer de 38 años dijo: “Si esto se hubiera encontrado antes, no tengo duda de que Darcy podría haber tenido la oportunidad de vencer esta cruel enfermedad.”

Carol llevó a Darcy al médico por primera vez después de que notó un bulto en la columna vertebral y tenía dolor constante, pero se le dijo repetidamente que no había nada de qué preocuparse.

Carol dijo que incluso cuando Darcy estaba perdiendo peso y en agonía el verano pasado, los médicos “todavía nos aseguraban que sólo eran dolores de crecimiento”.

Fue sólo cuando Darcy comenzó a caerse diariamente en enero de este año que fue diagnosticada con cordoma, un cáncer agresivo que afecta a sólo uno de cada 20 millones de niños en todo el mundo cada año.

Para entonces, tenía tres grandes tumores en la columna vertebral y en el sacro y no había nada que se pudiera hacer para salvarla.

El cáncer en ese momento se había extendido a sus costillas, pulmones, cráneo, manos, brazos y piernas.

La devota madre de cinco hijos de Glenrothes en Fife, había dicho: “Estaba tan enojada y frustrada porque siempre supe, como su madre, que algo se estaba perdiendo.”

“Siempre he sido extremadamente honesta con Darcy acerca de su enfermedad y ella sabe que algún día va a morir.”

(Foto: Darcy Rae’s Dreams / Facebook)

“Darcy ha ayudado a planear cada parte de su funeral junto conmigo.”

“Cuando a su hijo le dan un diagnóstico terminal, no tienen otra opción o opinión sobre su muerte, pero yo estaba decidido a darle a Darcy algo que ella pudiera controlar”.

Carol dijo que incluso el médico que diagnosticó a Darcy en enero “no podía creer cuánto tiempo se había perdido”.

Darcy nació con cifosis congénita y necesitó dos operaciones importantes en el Royal Hospital for Sick Children de Edimburgo para fusionar sus vértebras y enderezar su columna vertebral cuando era bebé.

Cuando Carol notó por primera vez el bulto en la columna de Darcy, fue remitida de nuevo al especialista en Edimburgo, quien dijo que le dijo que la columna vertebral de la niña “puede parecer un poco diferente debido a las fusiones”.

Cuando finalmente fue diagnosticada, Darcy recibió quimioterapia de emergencia para tratar de reducir los tumores.

Pero sólo una semana después, los médicos confirmaron que no había ningún tratamiento o cirugía que pudiera ayudar.

Tanto NHS Lothian como NHS Fife dijeron que no podían hacer comentarios sobre pacientes individuales por razones de confidencialidad.

[descarga nuestra APP para recibir nuestro contenido destacado]

Te puede interesar: Este médico oriental explica cuál es la raíz de las enfermedades y cómo eliminarlas

videoinfo__video2.bles.com||edc802b28__

Ad will display in 09 seconds