Redacción BLesLa frase en inglés ‘get woke go broke’ que podría traducirse como ‘hazte el despierto y vete a la quiebra’ no fue inventada de la nada y el caso de Nickelodeon es una prueba viviente de ello ya que el canal perdió dos tercios de su audiencia desde el 2017 hasta hoy por haber incluido en su programación destinada a niños pequeños propaganda LGBT para adoctrinarlos.

Lo que solía ser un canal de cable de máxima audiencia a nivel internacional, ahora apenas atrae a un tercio de su audiencia de 2017.

En julio de 2017, Nickelodeon promediaba alrededor de 1.2 millones de espectadores por semana.

Desde febrero de este año, el canal no ha sido capaz de pasar los 400.000 espectadores. El mes pasado, las cifras se desplomaron hasta apenas 328.000 televidentes.

La semana pasada, en el horario de máxima audiencia, la media de Nickelodeon fue de solo 395.000 espectadores. Su media diaria total fue de sólo 372.000.

Es decir, desde 2017 hasta hoy, Nickelodeon perdió dos tercios de su audiencia, y esto es solo en Estados Unidos, la pérdida podría ser aún más grave en países más conservadores.

Contenido totalmente inapropiado para niños

Con la excusa de la ‘inclusión’ y el mes que la comunidad LGBT festeja su ‘orgullo’, Nickelodeon incluyó en su programación un hombre vestido de mujer altamente maquillado que canta una canción explicando a los niños pequeños qué significan los colores de la bandera de colores apropiada por la comunidad LGBT.

Con el fin de no darle más publicidad, en términos generales la canción incentiva a los niños, apelando sentimientos y cosas alegres o positivas a no tener miedo de ser lo que uno es por dentro, insinuando que cada niño es algo diferente por dentro de que es por fuera, una típica estrategia psicológica para manipular a niños inocentes que con su pureza básicamente creen todo lo que los adultos les dicen.

¡Es verdaderamente una manipulación perversa de los niños!

A principios de año en febrero de 2021, aun cuando estaba lejos el supuesto mes del ‘orgullo’, Nickelodeon explicó en su programa para niños Blues Clues & You (Pistas azules y tú) que la P (por el inglés pride) era del orgullo y luego pasó a mostrar personajes de las diferentes denominaciones de preferencias sexuales que no merecen ser nombradas aquí.

Es decir, el canal se ha estado dedicando a adoctrinar a los niños desde hace tiempo y en cualquier momento.

Le recomendamos: El EVER GIVEN TRANSPORTABA cosas MUCHO PEORES de lo que se pensaba

Ad will display in 09 seconds

La idea principal detrás de un canal de entretenimientos es divertir a los niños con cosas sanas, relacionadas a su edad, para que aprendan buenos modales o entiendan que tienen que ser buenos con los demás, pensar primero en otros, obedecer a sus padres, ser aplicados en sus estudios, e inculcarles valores tradicionales, el hecho de intentar lavarles el cerebro tratando de ‘convertirlos’ con la ideología de género es verdaderamente irritante.

Hollywood también hace lo mismo con los adultos

El adoctrinamiento subrepticio del mundo del entretenimiento no es algo nuevo.

Durante décadas la industria fílmica particularmente Hollywood con su alcance internacional, ha estado inculcando estos valores al principio de manera sutil, pero a medida que llegamos al final de los tiempos, la sutileza ha sido dejado de lado.

Homosexualidad, liberación sexual, pedofilia, abuso sexual y sadomasoquismo, adoración al crimen, al uso de drogas, promiscuidad a edades tempranas, venganza desmedida son las tramas principales de las películas más exitosas de Hollywood.

Pareciera que si no hay escenas de cama, parece que la gente no quiere ver las películas, pero el caso de Nickelodeon nos cuenta otra verdad: existe un gran porcentaje de la gente en el mundo que mantiene sus valores tradicionales y cree en la bondad y en la cultura tradicional y rechaza este adoctrinamiento.

Por eso el mundo del entretenimiento está perdiendo su audiencia – no solo Nickelodeon – y no es verdad que la gente quiere ver estas cosas dañinas menos aún quiere que sus hijos sean malogrados por estas.

 Alvaro Colombres Garmendia– BLes.com