Redacción BLesDatos oficiales del Centro para la prevención y control de enfermedades (CDC) de Estados Unidos muestran que en los que va del 2021 murieron 1755 personas por la vacuna contra el virus chino, una cifra que supera las 994 personas que murieron en los últimos diez años como resultado de la vacunación.

Los datos fueron publicados por el Sistema de notificación de efectos adversos de las vacunas (VAERS) del CDC, una base de datos que contiene ‘información sobre reportes no verificados de acontecimientos adversos (enfermedades, problemas de salud y/o síntomas) tras la inmunización con vacunas autorizadas en EE. UU.’

De las 1755 muertes, 1431 se registraron en personas mayores a los 65 años.

938 muertes fueron adjudicadas al laboratorio Moderna, fabricante de una de las vacunas y 822 muertes a la del laboratorio Jonhson & Jonhson.

Según la CDC, en los Estados Unidos más de 55 millones de personas han recibido la vacuna contra el virus PCCh.

Si bien la cifra de muertes representa apenas un 0.003% del total de personas vacunadas, es 71 veces más comparado con la cantidad de muertes de los últimos diez años.

Por otro lado, en la Agencia Europea de Medicamentos se denunciaron más de 2700 muertes por la vacuna, principalmente del laboratorio AstraZeneca.

Además de las muertes directas causadas por las vacunas, miles de otros efectos adversos también son reportados periódicamente.

A principios de mes, Richard Terrel, un hombre del condado de Goochland, Virginia, mostró a un medio local cómo unos días después de aplicarse la vacuna de Johnson & Johnson, su piel tuvo una severa reacción alérgica.

“Todo sucedió muy rápido. Se me despegó la piel”, dijo el Sr. Terrell. “Todavía se está desprendiendo en mis manos ahora”.

“Empecé a sentir una pequeña molestia en la axila y unos días después empecé a tener una erupción que me picaba, y después de eso empecé a hincharme y mi piel se puso roja”, explicó Terrell.

Las imágenes son realmente aterradoras.

Le recomendamos:

“Me escocía, me quemaba y me picaba”, dijo Terrell al describir el dolor. “Cada vez que doblaba los brazos o las piernas, como la parte interior de la rodilla, era muy doloroso donde la piel estaba hinchada y se rozaba a sí misma”.

A pesar de estas genuinas preocupaciones por los efectos adversos de las vacunas contra el virus chino, gobiernos alrededor del mundo continúan insistiendo en hacer que vacunarse sea obligatorio, con la propuesta más reciente de un ‘pasaporte sanitario’ que forzará a la gente a vacunarse para poder llevar una vida normal.

 Alvaro Colombres Garmendia– BLes.com

 

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.