Según los reportes internacionales, los trabajadores estaban reparando una grieta en de un edificio ubicado en Pak Kret, una ciudad Tailandesa cercana a la capital Bangkok.

TAILANDIA.-Tres pintores vivieron unos inimaginables momentos de tensión luego de que su vida corriera peligro al quedarse colgando a 30 pisos de altura.

Sin embargo, la razón de este incidente fue más sorpresiva aún: una mujer residente de los departamentos habría cortado la cuerda de la que se sostenían.

Según los reportes internacionales, los trabajadores estaban reparando una grieta en de un edificio ubicado en Pak Kret, una ciudad Tailandesa cercana a la capital Bangkok.

Un vecino escuchó los gritos de auxilio y los ayudó

Uno de los pintores indicó a medios tailandeses que gritó para pedir auxilio a los vecinos de los departamentos cuando ya solo se sostenían con una última cuerda mientras que su otro compañero hacía fuerza desde arriba.

Fue hasta que afortunadamente un huésped se dio cuenta de lo que estaba ocurriendo, por lo que les abrió la ventana de su departamento para que lograran ponerse a salvo.

Tras el susto más grande de su vida, los trabajadores interpusieron una denuncia ante las autoridades en contra de una mujer de 34 años, quien en un principio negó su responsabilidad.

Fuente: El Imparcial

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.