INDIANAPOLIS, Indiana, Estados Unidos – Una mujer que admitió haber inyectado materia fecal en la intravenosa de su hijo va a ir a prisión.

Tiffany Alberts, de 44 años, fue sentenciada a siete años de prisión, seguidos de cinco años de libertad condicional, un cargo por negligencia y seis cargos por agresión agravada, informó el medio local Fox59.

La acusaron de intento de asesinato, pero la declararon inocente de ese cargo durante un juicio por jurado en septiembre.

La investigación comenzó en 2016 cuando su hijo de 15 años de edad, en ese entonces, desarrolló infecciones de la sangre mientras recibía tratamiento para la leucemia en el Hospital Infantil Riley.

El personal colocó cámaras de vigilancia en la habitación del adolescente y descubrieron que Alberts estaba usando una jeringa para inyectarse una sustancia desconocida en su bolsa IV.

Alberts admitió más tarde haber puesto heces en su bolsa IV. Dijo que lo hizo para que su hijo fuera trasladado a otra unidad en Riley que tuviera mejor tratamiento.

Los médicos dicen que el chico podría haber muerto por un shock séptico.

Te puede interesar: La maldad no tiene límites

videoinfo__video2.bles.com||6a9c45a50__

Ad will display in 09 seconds