Redacción BLesEl Departamento de Salud y Servicios Humanos de Michigan (MDHHS, por sus siglas en inglés) extendió el viernes sus restricciones epidémicas por al menos un mes y profundizó sus exigencias respecto al uso de tapabocas. En Michigan el uso de tapabocas era obligatorio para todos los ciudadanos mayores de cinco años, y en la actualización del viernes anunciaron la absurda obligatoriedad a partir de los dos años de edad. 

La nueva Orden de restricciones, pareciera ser la más estricta de toda la región, está diseñada para limitar al máximo las actividades diarias y prácticamente eliminar todo movimiento nocturno. Incluye la expansión de la obligación de uso de máscaras para niños de 2 a 4 años, algo que cualquier persona que haya tenido alguna vez un niño de esa edad en brazos sabe que es imposible de aplicar. 

“Expandir la regla de las máscaras a los niños de dos a cuatro años requiere un esfuerzo de buena fe para asegurar que estos niños usen máscaras mientras están en reuniones en las guarderías o campamentos”, dijo el Departamento de Salud y Servicios Humanos de Michigan en el comunicado .

La Orden ampliada, la cual entrará en vigor a partir del 26 de abril, dice seguir las recomendaciones de la Academia Estadounidense de Pediatría y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), aunque es el primer estado en aplicar semejante imposición.

Elizabeth Hertel, directora de salud de Michigan, dijo que ampliar las exigencias era un ejemplo de las “políticas de salud inteligentes y medidas de mitigación” que el estado ha empleado para tratar de detener la propagación del virus PCCh. Aunque los números indican que tras las exigentes restricciones el estado de Michigan continúa aumentando la cantidad de contagios. 

El Departamento de Salud de Michigan está además de restringir las reuniones y limitar la circulación de personas, está haciendo un esfuerzo enorme en convencer a la población de que se aplique alguna de las vacunas circulantes contra el virus.

Le recomendamos:

“Lo más importante que las personas pueden hacer ahora es obtener la vacuna COVID-19 segura y eficaz para protegerse a sí mismos ya sus familias, y ayudarnos a eliminar este virus de una vez por todas”, se puede leer en el comunicado. 

Tal como se reflejó en algunos medios locales, los padres manifestaron su disconformidad con la nueva normativa.

“Hay muchas posibilidades de que se lo quiten. Es probable que se ensucie si cae al piso y luego se supone que deben volver a ponérselo en la cara”, dijo Tiffany Teal, madre de un niño de dos años, al medio Click On Detroit.

Muchos lectores opinaron también mostrando su indignación: “Máscara para niños de 2 años una idea terrible. La máscara interfiere con la visión, la respiración e interferirá con el habla de un niño de 2 años. La nariz de un niño de 2 años gotea todo el tiempo y la máscara será un refugio para los gérmenes. ¿Qué está pensando este gobernador ahora?”, escribió otro usuario.

Los críticos, desde legisladores republicanos hasta asociaciones empresariales, dicen que las restricciones son excesivas, paralizan las tiendas locales y muestran que el estado no confía en sus residentes. 

 Andrés Vacca – BLes.com