En un regreso a los mítines al estilo campaña, Donald Trump celebró un masivo acto en la ciudad de Sarasota, en el Estado de Florida, en el que asistieron más de 10.000 simpatizantes.

En el “rally”, instó a sus seguidores a luchar por la agenda trumpista en todos los niveles de la política, con foco a las elecciones legislativas del 2022. El evento brindó a los partidarios más fervientes de Trump la oportunidad de celebrar el fin de semana festivo del 4th of July con el 45° presidente.

Juntos recuperaremos la Cámara, recuperaremos el Senado y salvaremos a Estados Unidos“, abrió Trump después de varios minutos de aplausos y cánticos. 

Solo hay una forma de salvar a nuestra nación”, advirtió: “Tenemos que trabajar por una victoria a mitad de período el próximo año. Tenemos que seguir luchando como lo estamos ahora“.

Mientras se dirigía a la multitud, Trump miró hacia atrás en su historial como presidente. Destacó sus éxitos en la economía, la seguridad en la frontera y su apoyo a las Fuerzas Armadas.

La diferencia desde la llegada de Joe Biden a la Casa Blanca ha sido notoria. Desde que dejó el cargo, el estatus del país como líder mundial ha disminuidola economía no arranca, y estalló una crisis migratoria sin precedentes

Lo que hemos hecho será cada vez mejor. Lo hermoso es que la gente verá lo mal que puede salir y lo rápido que le pueden quitar todo lo ganado”, dijo Trump.

Con pruebas, Trump continuó diciendo la verdad sobre las elecciones presidenciales de 2020, calificándolas de “elecciones totalmente manipuladas y deshonestas“. El fraude electoral generalizado que afectó el resultado de las elecciones es cada vez más evidente.

Cada abuso y ataque que me lanzan es únicamente porque he estado luchando por ustedes contra el sistema corrupto”, aseguró Trump. “Lo que están haciendo es una atrocidad y el pueblo estadounidense no lo tolerará“.

Le recomendamos: Francisco ROMPE todos los límites y CAMBIA la doctrina cristiana

Ad will display in 09 seconds

Por último, exigió que se sepa el nombre del agente del Servicio Secreto del Congreso que disparó a quemarropa contra Ashli Babbitt, una simpatizante de Trump que estaba manifestándose el pasado 6 de enero en el Capitolio, desarmada y de manera pacífica.

Además, aseguró que los casi 500 simpatizantes que están todavía presos por haberse manifestado en contra de la fraudulenta certificación de Joe Biden son “presos políticos del gobierno demócrata“.

Después del acalorado discurso de Trump, el evento patrocinado por el grupo “Save America“, el nuevo motto de campaña de Trump para reemplazar el ya utilizado “Make America Great Again“, iluminó el cielo con un extenso espectáculo de fuegos artificiales mientras la audiencia avanzaba hacia la salida.

El evento marcó un récord de asistencia al predio de Sarasota Fairgrounds, y vale doble teniendo en cuenta que durante las 3 horas previas al discurso de Trump llovió violentamente pero ningún asistente dejó su lugar.

Derecha Diario