Redacción BLesCada 4 de junio tiene un sabor amargo para quienes conocen los hechos detrás de una de las peores masacres del siglo XX, perpetrada por el régimen comunista chino en 1989, contra miles de estudiantes que protestaban pacíficamente en la Plaza de Tiananmen de Beijing, China. 

Hoy, al cumplirse 32 años de ese lamentable episodio, el régimen chino continúa impune y ejerciendo censura e incluso represión hacia quienes quieran homenajear a las víctimas de la masacre.

Tal es el caso de Hong Kong, quien conoce muy de cerca los horrores del comunismo por la infiltración del Partido comunista chino (PCCh) en el gobierno y en la policía.

Así fue como se le dio la orden a la policía de Hong Kong para que hoy 4 de junio despliegue a más de 3.000 agentes en el Victoria Park de Hong Kong para bloquear cualquier intento del público de conmemorar el aniversario de la masacre de la Plaza de Tiananmen, según reportó el periódico local Apple Daily.

¿Cuál fue el origen de la Masacre de Tiananmen?

Eran tiempos de cambio en China, donde el ala dura del régimen comandado entonces por Deng Xiaoping, había roto las esperanzas de las personas en una China más libre y democrática.

Las manifestaciones comenzaron luego de la muerte de Hu Yaobang, un dirigente de 73 años, ocurrida en abril de 1989. 

Cientos de miles de personas, especialmente estudiantes universitarios, comenzaron a reunirse en la icónica plaza de Beijing para recordarlo. Sin embargo, rápidamente, lo que había empezado como un homenaje se convirtió en un reclamo por libertad y democracia.

Los jóvenes portaban banderas y pancartas, buscando apertura y democracia.

 

El Comité Central del Partido Comunista estaba cada vez más nervioso y la sociedad civil estaba cada vez más despierta, por lo que la dictadura china comenzó con una violenta represión. El 20 de mayo de 1989, el régimen declaró el estado de sitio y envió a más de 200.000 soldados a Beijing.

 

La noche del 3 de junio se ordenó el asalto militar que arrasó con todos los que tuvieran vida en ese lugar. 

En la madrugada del 4 de junio de 1989, tropas del Ejército Popular de Liberación entraron con tanques y dispararon con rifles de asalto a la multitud que protestaba allí desde el 15 de abril para pedir reformas democráticas. Miles de estudiantes fueron asesinados, aunque el número exacto es una incógnita.

La información “oficial” que difundieron los periódicos estatales fue que 200 civiles murieron, pero la Cruz Roja china calculó 2.700 a partir de un relevamiento entre los hospitales. “La estimación mínima de los civiles muertos es de 10.000” dijo Alan Donald, embajador de Gran Bretaña en China en 1989.

“El hombre del tanque”

“Tank Man” es considerada una de las fotos más emblemáticas del siglo XX. Este hombre solitario parado frente a los tanques simbolizó la Masacre de la Plaza de Tiananmen. 

El “día después “ al 4 de junio de 1989, cuando los estudiantes fueron asesinados a tiros y “derribados” por tanques, el “hombre del tanque” se puso de pie el 5 de junio y fue “inmortalizado” por Jeff Widener, el fotógrafo de Associated Press que estaba en el lugar correcto en el momento correcto. 

Al final, el Hombre Tanque fue conducido por lo que parecen ser agentes de policía encubiertos.

Le recomendamos: El día en que Deng Xiaoping llamó al MUNDO a DERROCAR al partido comunista chino

Ad will display in 09 seconds

Manipulación de la información

Pocos chinos -y mucho menos los jóvenes- conocen los hechos y la responsabilidad del Partido Comunista Chino (PCCh) en la masacre, porque simultáneamente el sistema político puso en marcha un amplio dispositivo de propaganda difamatoria, que negó los hechos para ocultarlos y mentir sobre lo sucedido. Recordemos que en China no hay medios independientes, sino que todos son portavoces del PCCh.

Al día siguiente de la masacre de Tiananmen el régimen sostuvo que no hubo ni un solo disparo y nadie murió… el dispositivo militar lo justificó diciendo que ‘elementos criminales’ y ‘contrarrevolucionarios’ atacaron a la policía y al ejército, matando a muchos policías y soldados.

Es una táctica usada ampliamente por el PCCh tergiversar los hechos, tal como ocurrió con el coronavirus de Wuhan, el cual se propagó por el mundo gracias al ocultamiento de información y la “desaparición” de médicos y testigos clave. Luego, cuando ya el virus estaba esparcido por el mundo, trataron de desviar la atención y la responsabilidad hacia EE. UU.

A pesar de sus mentiras y de todos los males cometidos por el Partido -las muertes injustas causadas por el Movimiento Antiderechista, la hambruna masiva del Gran Salto Adelante, el derramamiento de sangre debido a la Revolución Cultural, la propagación del coronavirus, etc.- el régimen chino continúa impune sin una fuerte condena internacional que lo juzgue por sus crímenes y ayude a despertar a la población.

Celeste Caminos – BLes.com