Redacción BLesHoward Rubin, reconocido empresario que durante muchos años trabajó como mano derecha de George Soros, fue acusado de violar y golpear violentamente a varias mujeres en sesiones sadomasoquistas. Todos los encuentros fueron concretados en un inmueble de lujo en Manhattan rentado por él y utilizado exclusivamente para estos propósitos. 

Rubin, de 66 años, es un destacado financista de Wall Street y más conocido por haberse desempeñado como ex administrador de fondos de Soros, ha recibido un golpe contundente tras recibir una serie de demandas que lo acusan de ser un violento delincuente sexual, según reportó el New York Post.

Hasta el momento son seis las víctimas que lo han denunciado y todas coincidieron en sus relatos sobre el polémico inmueble en Nueva York, el cual funcionaba como una auténtica “guarida sexual” para albergar sesiones de sexo violento.

Las primeras acusaciones contra Rubin fueron en el año 2017, pero según reportó recientemente el NY Post, ahora se habrían sumado nuevas demandantes que comprometieron aún más al imputado.

Los detalles repugnantes publicados por el NY Post revelan que una mujer fue golpeada tan brutalmente que su cirujano plástico incluso no pudo operarla luego de que su implante mamario derecho reventara tras los golpes recibidos. 

Uno de los detalles más aberrantes que trascendieron de las denuncias efectuadas recientemente, relata que una de las demandantes aseguró que mientras ella estaba atada y vulnerable en la guarida de Rubin, él le dijo “Te voy a violar como violé a mi hija” y luego, según la denuncia, la forzó a tener sexo contra su voluntad.

El mes pasado, Mary Henry, esposa de Rubin desde hace 36 años, con quien comparte tres hijos, solicitó el divorcio, luego de soportar cuatro años de convivencia desde las primeras denuncias recibidas.

Las acusaciones originales fueron presentadas por Mia Lytell, Amy Moore y Stephanie Caldwell en 2017.

Lytell y Moore son ex compañeras de Playboy, mientras que Caldwell es una modelo que trabajó en un club de striptease de Miami.

 

Le recomendamos: La CONTUNDENTE respuesta de PUTIN cuando un periodista de la CNN le preguntó sobre TRUMP

Ad will display in 09 seconds

[BENEFICIO COMUNIDAD BLES.COM: 81% DE DESCUENTO en VPN – NAVEGA MÁS SEGURO QUE NUNCA con SURFSHARK – CLICK AQUÍ]

John Balestriere, un abogado que representa a las tres primeras demandantes resume que en los tres casos las mujeres fueron llevadas a Nueva York tras recibir una promesa de pago a cambio de tener sexo consentido, sin embargo las denunciantes aseguran que en los hechos Rubin se extralimitó de lo acordado y fueron abusadas sexual y físicamente.

“Ninguna de estas mujeres vino a Nueva York sabiendo que serían abusadas física y sexualmente. No consintieron en lo que terminó sucediendo. El factor clave es que el Sr. Rubin dijo que estas personas consintieron en la violencia física y sexual perpetrada en su contra. Nuestras clientes dicen que no dieron su consentimiento”, dijo el reconocido abogado.

Por su lado el abogado de Rubin, Edward McDonald, declaró en su nombre asegurando que las mujeres demandantes firmaron estrictos acuerdos de confidencialidad, con multas de al menos 500.000 dólares en caso de romper los acuerdos y el reconocimiento de que el sexo violento, con riesgo de lesiones, es lo que estaban consintiendo y por lo que recibirían su pago.

La denuncia alega al respecto que a las mujeres se les dio poco tiempo para revisar los acuerdos, y que “no tenían abogados que las asesoren”, dijo Balestriere.

La demanda original decía que, si bien Lytell y Moore creían que Rubin tenía la intención de jugar “algunos juegos fetichistas leves y tal vez tomar algunas fotos, no se esperaba que las ataran con una cuerda y cinta adhesiva y las amordazaran o que realmente las golpearan”. 

Rubin ahora enfrenta un juicio civil que comenzará en noviembre del año 2021 en el que se le reclaman por lo menos 18 millones de dólares como resarcimiento por los daños ocasionados a las víctimas. 

Andrés Vacca – BLes.com