Mientras el pequeño Zymere Perkins murió en el suelo después de haber sufrido una paliza atroz, su madre pasó horas leyendo su Biblia, maquillando y bañando el cuerpo sin vida para antes de llevarlo al hospital.

La impactante confesión fue hecha por Geraldine Perkins, de 29 años, cuando subió al estrado por tercer día consecutivo el miércoles para contar a los jurados los horribles momentos finales de la trágicamente corta vida del pequeño Zymere, y cómo fue su exnovio Rysheim Smith quien la llevó a un brutal final.

Perkins dijo que se quedó de brazos cruzados mientras Smith, de 45 años, golpeaba salvajemente a su hijo con un palo de escoba y una barra de ducha antes de colgarse de él en la parte trasera de la puerta de un baño y arrojar su cuerpo a través de la habitación dentro de su pequeño apartamento de 606 W. 135th St. en Harlem, Estados Unidos, en septiembre de 2016.

“Estaba débil, como si no respondiera”, observó Perkins mientras ella se quedaba de pie viendo cómo Smith golpeaba a su hijo hasta matarlo. “Supuse que solo estaba fingiendo”.

El 25 de septiembre de 2016, la noche antes de que Zymere fuera asesinado, Perkins reveló que ella y Smith comieron gran cantidad de comida china en frente del hambriento niño de seis años, al que se le prohibió comer y beber durante 24 horas como castigo, aunque Perkins dice que no puede recordar por qué fue el castigo.

Esa noche, el niño, sucio y con mucha hambre, se acurrucó en el suelo de la sala de estar y se fue a dormir sin comer.

Horas más tarde, Perkins se despertó por escuchar un revolver en la sala de estar. Al principio pensó que era un ratón moviéndose entre los montones de basura que había por toda la casa.

Pero cuando salió de su habitación se dio cuenta de que en realidad era Zymere el que causaba el ruido, quien, como resultado de su hambre, “revisó la basura [y] comió de ella’.

Perkins dice que lo regañó, le quitó la bolsa de basura de las manos y se volvió a dormir.

A la mañana siguiente, Smith descubrió que Zymere había defecado en la sala de estar e intentó ocultar el desorden. Cuando Perkins salió corriendo de la cama para investigar qué estaba pasando, encontró a su novio pegándole al aterrorizado niño.

“Empezó a golpearle con el palo de escoba, desde el pecho hasta las piernas”, recordó Perkins.

Durante todo el calvario, Perkins dijo que su hijo no murmuró ni una palabra y se quedó tumbado temblando en el suelo, con la ropa interior y la camisa manchada de heces.

La mujer teorizó que su hijo decidió hacer sus necesidades en la sala de estar porque el apartamento no tenía electricidad y él tenía miedo de caminar solo hacia el baño en la oscuridad.

La asistente del fiscal de distrito Kerry O’Connell le preguntó a la madre deshonrada si creía que la golpiza era merecida. Increíblemente, ella pareció estar de acuerdo, respondiendo: “Sentí que se portó mal por hacer eso en la sala de estar?”.

Pero el abuso se intensificó momentos después, cuando Smith levantó del suelo al pequeño y lo arrastró al baño, donde lo ahogó, antes de tirar de la barra de la ducha y propinarle otra paliza.

Perkins dijo que Zymere había fingido previamente estar inconsciente en un intento por detener las palizas de Smith, por lo que la pareja no se preocupó cuando el hombre golpeó a su hijastro en la espalda y él no respondió.

Smith colgó al niño inconsciente de un gancho, con su ropa goteando agua fría y sangre. Después de un tiempo, Perkins dice que Smith bajó a su hijo y lo arrojó a una habitación sin usar, donde aterrizó entre la pared y la cama.

Al jurado se le mostró un video de Perkins llevando el cuerpo sin vida de Zymere fuera del edificio.

Una autopsia reveló que Zymere había sufrido más de 30 fracturas en sus costillas y que todo su cuerpo estaba cubierto de cortes, contusiones y cicatrices.

Perkins se declaró culpable de homicidio involuntario y acordó cooperar contra su ex amante a cambio de dos a seis años de prisión.

Smith enfrenta cadena perpetua si es declarado culpable de asesinato en segundo grado, homicidio involuntario y otros cargos.

[descarga nuestra APP para recibir nuestro contenido destacado]

Te puede interesar: La maldad no tiene límites

videoinfo__video2.bles.com||6a9c45a50__

Ad will display in 09 seconds