Redacción BLes – El domingo 5 de septiembre, el representante Michael McCaul (republicano de Texas) describió un panorama inquietante para los estadounidenses en Afganistán: los talibanes no les dejarán salir sin que se cumplan ciertas condiciones.

McCaul, el principal republicano de la Comisión de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, reveló que hasta seis aviones que transportaban a ciudadanos estadounidenses y afganos evacuados en el aeropuerto de Mazar-i-Sharif (Afganistán) estaban siendo retenidos por los talibanes.

“Los talibanes los retienen como rehenes a cambio de exigencias en este momento”, dijo McCaul a Fox News.

“De hecho, tenemos seis aviones en el aeropuerto de Mazar-i-Sharif, seis aviones, con ciudadanos estadounidenses en ellos mientras estoy hablando, también con estos intérpretes, y los talibanes los tienen como rehenes a cambio de exigencias en este momento”, dijo McCaul al presentador Chris Wallace en “Fox News Sunday”.

Según McCaul, el nuevo gobierno de Afganistán lleva días impidiendo que los vuelos sean aprobados por el Departamento de Estado, y sus intenciones no son buenas.

“Sabemos que el motivo es que los talibanes quieren algo a cambio”, alegó McCaul. “Esto se está convirtiendo realmente, Chris [Chris Wallace, presentador de Fox News Sunday], en una situación de rehenes en la que no van a permitir que los ciudadanos estadounidenses salgan hasta que obtengan el pleno reconocimiento de los Estados Unidos de América”.

CBS News pudo confirmar que había al menos dos aviones retenidos durante seis días. Los aviones debían transportar hasta 1.200 personas, entre ellas 19 estadounidenses y dos residentes permanentes.

La fuente añadió además que algunos aviones no se cargaron porque los pasajeros no pudieron entrar en el aeropuerto.

“El aeródromo de Estados Unidos en Qatar que ha estado a la espera, listo para recibir, está ahora comenzando a empacar”, dijo Marina LeGree, directora ejecutiva del grupo, a CBS News.

“Esperamos que la visibilidad añada presión para forzar una solución”, añadió LeGree. “Seis días de conversaciones no son alentadores”.

En respuesta a los problemas con la medida de los talibanes, el Departamento de Estado tuvo que confirmar que no tenía personal sobre el terreno ni control del espacio aéreo para tener todos los detalles de los vuelos aplazados, pero prometió que “hará que los talibanes cumplan su promesa de dejar que la gente salga libremente de Afganistán”, según The Hill.

“Como con todos los compromisos de los talibanes, nos centramos en los hechos y no en las palabras, pero recordamos a los talibanes que toda la comunidad internacional está pendiente de que cumplan sus acuerdos”, dijo el departamento.

Mientras Estados Unidos cumplía su plazo del 31 de agosto y las últimas tropas salían del aeropuerto de Kabul, entre los que seguían luchando por solicitar los documentos de salida del país, había todavía personas con derecho a ello que se habían quedado varadas.

Mientras que el secretario de Estado, Antony Blinken, esperaba la semana pasada que esas personas pudieran ser solo 100 o 200, McCaul estimó el domingo que esa cantidad podría ascender a cientos, señaló The Hill.

Laura Enrione – BLes.com