Redacción BLes – John Matze, CEO de la red social Parler, habló con Fox News este martes 12 de enero sobre los recientes acontecimientos posteriores a los disturbios del Capitol Hill del miércoles pasado que dispararon la popularidad de su compañía, pero al mismo tiempo los pedidos de censura por parte de los demócratas y medios de comunicación.

Representantes de la izquierda radical como Alexandra Ocasio-Cortes, los extremistas personajes del Proyecto Lincoln y celebridades de Hollywood llenaron los titulares de los medios de comunicación pidiendo a Apple y Amazon que le quitaran la plataforma de Parler porque supuestamente los seguidores de Trump estaban “incitando a la violencia”. 

Y efectivamente los dejaron sin plataforma.

“Creo que es enfermizo”, dijo Matze. “Eso no es lo que dice la Constitución. Eso no es lo que la Constitución representa, prohibiendo a más de 10 millones de votantes de EE. UU. de Internet, impidiendo la libre expresión de la gente. Cuando la gente hace cosas así, demuestra que no entiende el significado de la Constitución o de este país y lo que representa”.

Luego de que Twitter y Facebook anunciaran la suspensión indefinida de la cuenta del presidente Trump, sus más de 80 millones de seguidores mostraron su disconformidad con la decisión simplemente migrando hacia otras aplicaciones que no usan la censura como un método de silenciar las voces que disienten.

De acuerdo con reportes del lunes 11 de enero, tanto Facebook como Twitter perdieron más de un 10% en el valor de sus acciones en la bolsa debido a la decisión de prohibir a Trump de su plataforma.

Le recomendamos:

“Francamente, lo llamaría malvado, porque mi definición de maldad es ‘forzar tu voluntad sobre otros’, dijo Matze. “Si no te gusta lo que tengo que decir, puedes estar en desacuerdo conmigo, pero no puedes tomar medidas vengativas contra mí sin ser malvado.”

Matze presentó una demanda contra Apple y Amazon Web por haberlo dejado sin servicio bajo la Ley de Antimonopolio de Sherman pero por el momento la red social se encuentra offline.

El empresario comentó que debido a la presión a la que ha estado sometido, tuvo que esconderse con su familia.

“Hay un grupo llamado UGNazi que me tiene como objetivo”, dijo Matze, señalando que el polémico grupo de hackers ha liberado muchas de sus contraseñas e información personal en Internet. “Publicaron mi dirección, amenazaron con entrar por la puerta principal.”

El caso de Matze no es aislado.

En los días posteriores al 6 de enero un creciente número de empresas comenzaron a cancelar sus servicios a la campaña de Trump, el Deutsche Bank de Alemania cerró las cuentas del presidente, los demócratas iniciaron un segundo intento de juicio político contra Trump (otra vez sin ningún argumento) como si estuvieran intentando pintar el cielo de negro sobre más de la mitad de los estadounidenses.

Algunos republicanos débiles o al menos confundidos también le han dado la espalda al presidente y se pronunciaron a favor de un juicio político sin tener en cuenta que fueron los seguidores de Trump quienes votaron para que estén en el Congreso.

Este tipo de censura no es algo menor y solo genera que la gente se ponga una contra la otra que quizás, es eso lo que realmente está buscando la maquinaria demócrata que por sobre todo odia la libertad del pueblo americano.

Álvaro Colombres Garmendia – BLes