Redacción BLesEl nuevo libro del periodista conservador Alex Marlow, Breaking the News: Exposing the Establishment Media’s Hidden Deals and Secret Corruption (Exponiendo los tratos ocultos y la corrupción secreta de los medios de comunicación del establishment), revela las profundas conexiones entre los medios de comunicación corporativos estadounidenses y el régimen comunista chino, lo cual explica su rol en desinformar sobre el verdadero orígen del virus del Partido Comunista Chino (PCCh) y relatar la verdad sobre la responsabilidad del régimen por la pandemia mundial.

Según escribe Marlow en su nuevo libro, los medios de comunicación junto con las Big Tech buscaron lograron convertir el virus en una herramienta perfecta para cumplir con los objetivos de la izquierda, promoviendo una narrativa que asegura que el expresidente Trump fue el gran responsable de todo lo malo que sucedió en los Estados Unidos con respecto al virus, debido a una supuesta incompetencia por parte del expresidente para resolver la situación.

La única solución posible, informaron los medios desde que comenzó la pandemia, era una expansión masiva del gobierno y más control corporativo sobre nuestras vidas.

Durante el comienzo de la expansión del virus quedó de manifiesto que ninguno de los medios corporativos ni las grandes plataformas sociales de Silicon Valley colaborarían con la sociedad para brindar información verdadera sobre la situación, el único propósito durante el año 2020 cada vez que los medios hablaban sobre el virus, era perjudicar a la administración Trump con el claro objetivo de impedir su reelección en las elecciones de noviembre.

Pero el entramado es aún más complejo, según los informes del libro la intención de los medios no es sólo acabar con Trump simplemente por diferencias ideológicas. Por detrás hay mucho dinero y poder en juego. 

El expresidente Trump logró despertar la ira del régimen chino por interponerse en sus planes avasalladores globalistas y exponer la maldad del PCCh en todo su accionar a todo el mundo. 

Ahora bien, la mayoría de los grandes medios de comunicación a escala mundial y nacional, que controlan la gran mayoría del flujo de información sobre la pandemia tienen profundos vínculos financieros con China, o les gustaría tenerlos algún día, afirma Marlow.

Le recomendamos: En 2016 un ALTO MILITAR CHINO TRAZÓ la PROPAGACIÓN de un VIRUS a EE. UU

Ad will display in 09 seconds

Uno de los ejemplos mencionados en el libro es el caso NBC News. El gigante multimedio es parte del conglomerado multinacional NBC Comcast Universal. En este sentido Marlow escribe en una nota en Breitbart:

“¿Por qué NBC News haría una gran exposición sobre, digamos, los campos de concentración chinos cuando hay un Universal Studios en Beijing? ¿O por qué NBC dejaría en claro a sus lectores y espectadores que China es el peor abusador de los derechos humanos en la Tierra cuando, digamos, la última película de la franquicia Fast and Furious está programada para estrenarse y Universal se encarga de la distribución internacional?”

También menciona el caso de otro gigante de los medios, la cadena ABC News, la cual es propiedad de Walt Disney Company. Los intereses comerciales de Disney en China son enormes, incluyendo la posibilidad de acceder a miles de millones de dólares en ingresos por películas y parques temáticos, teniendo en cuenta la enorme población china.

No es por nada que los créditos finales de la película de Mulan incluían un agradecimiento a una oficina de seguridad del gobierno chino vinculada a los campos de concentración uigures en la zona de Xinjiang donde justamente fue filmada parte de la película. 

“Laurene Powell Jobs, la heredera de la tecnología al estilo de Soros y multimillonaria que financia gran parte de los medios estadounidenses, desde The Atlantic hasta Axios, Mother Jones, Pro Publica y mucho más, obtiene gran parte de su incalculable riqueza de Apple y Disney, dos grandes empresas que tienen profundos vínculos financieros con China”, es otro de los casos paradigmáticos que se pueden estudiar en detalle en el nuevo libro de Marlow.

En Breaking the News, se enumera una larga lista de medios importantes con fuerte conexiones financieras con el PCCh aparte de los ya mencionados, tales como The New York Times, Bloomberg y tampoco escapan Facebook y Twitter. 

Pero analizando solo estos ejemplos cualquiera ya puede comprender fácilmente porque los medios de comunicación no estarían interesados mínimamente en descubrir y relatar los orígenes del coronavirus, especialmente en un año electoral en el que Trump orientaba todas sus acusaciones hacia el régimen comunista chino. 

Andrés Vacca – BLes.com