Redacción BLesRepresentantes y senadores demócratas del Congreso de Estados Unidos presentaron un proyecto de ley el jueves pasado para que los abortos sean financiados con el dinero de los contribuyentes bajo la falsa excusa de que las clases bajas son discriminadas al no poder pagar para matar a sus bebés, reportó Lifenews.

La “ley de igualdad de acceso a la cobertura del aborto en el seguro médico de 2021” (EACH por sus silgas en inglés) fue presentada por los representantes demócratas Barbara Lee (CA), Ayanna Pressley (MA), Diane DeGette (CO) y Jan Schakowsky (IL) en la Cámara y por los senadores Tammy Duckworth (IL), Mazie Hirono (HI) y Patty Murray (WA) en el senado.

Esencialmente lo que busca este proyecto de ley, al igual que todas las propuestas demócratas que cada día parecen más socialistas, es disfrazar la ‘necesidad’ de un grupo en desventaja económica u otra para justificar su obsesión por matar a los niños por nacer, sin que este grupo se los haya pedido.

“Todas las personas deben tener acceso a los servicios de aborto, independientemente de la raza, el color, la etnia, el idioma, la ascendencia, la ciudadanía, la condición de inmigrante, el sexo, la edad, la discapacidad, la condición de trabajador sexual o el comportamiento”, explica la propuesta.

“El nivel de ingresos, la riqueza o el tipo de seguro de una persona no debe impedirle el acceso a toda la gama de servicios sanitarios relacionados con el embarazo, incluidos los servicios de aborto”, dice EACH.

Ignorantemente, Ayanna Pressley dice que la Enmienda Hayde es discriminatoria para los estadounidenses negros y morenos, quizás no sabe que en muchos lugares de Estados Unidos se abortan más bebés negros que los que nacen, una realidad verdaderamente desgarradora.

El único obstáculo legal que tienen los demócratas para financiar el aborto con fondos federales es la histórica Enmienda de Hayde de 1976 que básicamente dice, y es lo que buscan refutar los demócratas, es que si bien el estado no debe interferir con la libertad de una mujer de optar por realizarse un aborto tampoco está obligado a cubrir ese gasto a través de los programas de salud pública como Medicaid, etc.

Usar el dinero de contribuyentes que son provida para financiar abortos no solo plantea un problema moral para el estado, también tiene un efecto dañino a la largo.

Le recomendamos:

Para usar una analogía, usemos la legalización de la marihuana. Con la legalización de esta droga peligrosa, se abre un mercado, que siendo legal atraerá publicidad en los medios, en revistas, en la TV y todo el circuito comercial.

Digamos que nuestros hijos nunca habrían pensado en consumir marihuana pero ahora, viendo publicidades en todas partes y sabiendo que en una tienda cercana puede comprarla como si comprara una cerveza, la legalización de esta droga crearía una generación tras otra de drogodependientes y las consecuencias fatales para su salud, su desarrollo y futuro son inimaginables.

Lo mismo ocurriría con el plan macabro de los demócratas. Financiando los abortos a través de Medicaid, a cada mujer que fuera a una clínica embarazada los médicos le darían la opción de realizarse un aborto (esto hace Planned Parenthood) con varias tácticas convincentes.

Finalmente tendríamos una sociedad llena del karma pecaminoso por matar vidas inocentes ya que los abortos aumentarían exponencialmente, especialmente en las clases bajas que es donde apuntan los demócratas con este proyecto de ley.

Como decían la gente de antes, Dios no lo permita.

 Alvaro Colombres Garmendia– BLes.com