Redacción BLes– Un sacerdote católico fue asesinado a machetazos el pasado 16 de enero en la región central de Nigeria en una seguidilla de muertes llevadas a cabo por extremistas musulmanes. Según las autoridades religiosas, el gobierno federal no ha respondido adecuadamente, reportó Breitbart.

Según reveló el padre John Jatau familiar con el caso, John Gbakaan fue a visitar a su madre el 14 de enero al estado de Benue. En su camino de regreso a casa el 15 de enero, fue secuestrado por bandidos armados en el camino de Lambata-Lapai. Cuando se dieron cuenta de que era un sacerdote católico, llamaron a la diócesis de Minna para pedir un rescate de 75.000 dólares, que luego redujeron a 12.500 dólares.

El informe no indica si el rescate fue finalmente pagado.

El cuerpo del padre John Gbakaan fue encontrado sin vida por su colega el padre Ugochukwu Ugwoke. Estaba atado a un árbol, desfigurado por los machetazos con los que fue asesinado.

El reverendo John Hayab, vicepresidente de la Asociación Cristiana de Nigeria, dijo que el peligro que corren los cristianos en el país ha llegado a un punto alarmante.

“Recibimos la noticia del secuestro y asesinato de nuestro querido Padre John con gran conmoción y dolor”, dijo el Padre Hayab. “Hoy en el norte de Nigeria mucha gente vive con miedo y muchos jóvenes tienen miedo de convertirse en sacerdotes o pastores porque sus vidas corren un gran peligro”.

En 2019, el arzobispo de Kaduna, Matthew Man-oso Ndagoso, dijo que en su región “los cristianos son asesinados como pollos”. Kaduna “es uno de los estados donde todo el mundo anda con miedo. Hay secuestradores y bandidos y están matando gente”, dijo.

Según el informe de Breitbart, cuando se trata de militantes musulmanes de la etnia Fulani asesinando cristianos, el gobierno federal no ha respondido adecuadamente debido a que el presidente de Nigeria, Muhammadu Buhari, también es de la etnia Fulani.

“En otras partes del país si algo sucede, el presidente aparece. Pero aquí se está matando a la gente y no se hace nada al respecto”, añadió Matthew Man-oso Ndagoso, insistiendo en que los líderes de la nación “no tienen la voluntad política de abordar los temas, de hacer cumplir las disposiciones de la constitución en cuanto a la igualdad de las religiones y la igualdad de los ciudadanos ante la ley”.

Dos sacerdotes católicos describieron la violencia de los musulmanes contra los cristianos como una “clara agenda para islamizar el Cinturón Medio Nigeriano” y no como ataques al azar.

“Son criminales y terroristas, pero no hacen lo mismo en los territorios de mayoría musulmana”, dijo el obispo William Amove Avenya. “Estamos convencidos de que se está llevando a cabo una limpieza étnica contra los cristianos”.

En 2020 Nigeria figuró como el primer país del mundo donde más cristianos fueron asesinados por su fe.

El Departamento de Estado de EE. UU. designó en 2020 a Nigeria como un “país de particular preocupación” (CPC) por sus “violaciones sistemáticas y continuas y atroces de la libertad de religión”.

Álvaro Colombres Garmendia-BLes.com