Redacción BLesUna cantidad aún incierta de adolescentes y adultos jóvenes en EE. UU. han despertado la alarma de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) y los laboratorios productores de vacunas, tras padecer afecciones cardíacas luego de inocularse contra el virus PCCh. 

Los CDC están investigando informes de adolescentes y adultos jóvenes vacunados contra el coronavirus que están experimentando problemas cardíacos, principalmente miocarditis, inflamación del músculo cardíaco la cual generalmente ocurre luego de ciertas infecciones.

Según reportó Reuters, los CDC informaron que las afecciones detectadas comenzaron a aparecer dentro de los cuatro días posteriores a la recepción de la segunda vacuna de tipo ARN mensajero. Si bien no especificaron cuál vacuna en particular, es sabido que Estados Unidos ha otorgado autorización de emergencia a dos vacunas de este tipo: Moderna Inc y Pfizer.

Según los reportes, los CDC están revisando los informes y todavía se encuentran en las primeras etapas de examen de los datos, antes de poder determinar con certeza si existe un vínculo entre la vacuna y una afección cardíaca repentina.

Si bien la información al respecto aún escasea, se supo que los síntomas parecen afectar más a los hombres que a las mujeres. 

Los síntomas por miocarditis incluyen fatiga y dolor en el pecho junto con arritmias (un problema con la frecuencia o el ritmo de los latidos del corazón) y en el peor de los casos puede terminar en paro cardíaco.  

Los CDC fueron alertados por primera vez sobre el posible vínculo entre la miocarditis y las vacunas el 14 de mayo. 

Sin embargo existe un antecedente previo, que en su momento fue ignorado por los CDC. El 24 de abril, el Ministerio de Salud de Israel dijo en conferencia de prensa que estaba examinando casos de inflamación cardíaca en personas que habían recibido la vacuna COVID-19 de Pfizer, aunque aún no habían sacado ninguna conclusión, reportó Reuters en aquel momento.

En ese momento, Reuters se contactó con autoridades del laboratorio Pfizer quien dijo “estar al tanto de las observaciones israelíes de miocarditis que ocurrieron predominantemente en una población de hombres jóvenes que recibieron la vacuna Pfizer-BioNTech COVID-19”.

Apenas tres días después de las declaraciones de las autoridades sanitarias de Israel, los CDC de EE. UU. dijeron no haber encontrado un vínculo entre la inflamación del corazón y las vacunas COVID-19.

 

Le recomendamos: “Es demoníaco”: La ADVERTENCIA de una monja sobre el OSCURO plan del Papa Francisco

Ad will display in 09 seconds

Tal fue la negación, que apenas 10 días después, los CDC comenzaron a recomendar activamente la vacunación a los jóvenes y niños en Estados Unidos.

Hasta ahora, más de 161 millones de personas en todo el país han sido vacunadas y alrededor de 4,5 millones de ellas tienen entre 12 y 18 años. 

Más de 600.000 niños estadounidenses de entre 12 y 15 años fueron vacunados contra COVID-19 la semana pasada, dijo la directora de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, la Dra. Rochelle Walensky, durante una sesión informativa el martes en la Casa Blanca.

Los casos de miocarditis recientemente informados despertaron una creciente preocupación entre las autoridades sanitarias, y por supuesto también en los padres que decidieron vacunar a sus hijos recientemente. 

La situación se suma a que los datos oficiales de los CDC muestran que en lo que va del 2021 murieron más personas por la vacuna contra el virus chino que la cantidad reportada en los últimos diez años como resultado de la vacunación general.

Los datos fueron publicados por el Sistema de notificación de efectos adversos de las vacunas (VAERS) del CDC, una base de datos que contiene ‘información sobre reportes no verificados de acontecimientos adversos (enfermedades, problemas de salud y/o síntomas) tras la inmunización con vacunas autorizadas en EE. UU.’

 Andrés Vacca – BLes.com