Redacción BLesLa administración Biden está tramitando con el polémico lobbista demócrata, Amos Hochstein, su incorporación al cuerpo diplomático para que gestione las delicadas relaciones que surgen ante la construcción del gasoducto Nord Stream 2, que surtirá a Europa. 

Hochstein, desde la vicepresidencia de la empresa de cabildeo con sede en Washington D.C., Cassidy and Associates, prestó sus servicios a Teodoro Obiang Nguema, el presidente de Guinea Ecuatorial y el dictador más antiguo de África, de acuerdo con The Washington Free Beacon del 8 de abril. 

Mientras ordenaba la brutal ejecución de su hermano, Obiang arrebataba el poder del país a su tío en 1979, y pasaba a convertirse en el líder de uno de los países con mayor cantidad de violaciones a los derechos humanos.

Los funcionarios de este país suelen atacar y torturar a los periodistas, según la organización de derechos humanos Freedom House. 

Además, sus agentes policiales son acusados de mutilar a los prisioneros y someterlos a otras vejaciones. A Obiang también se le acusa de canibalizar a sus enemigos políticos.

Como su lobbista, Hochstein trató de atenuar el historial de Obiang hablando en su favor. Por eso se refirió al dictador diciendo que “ha dado algunos pasos serios que están moviendo el país en la dirección correcta”.

Así mismo, en el 2006 se declaró testigo de cambios positivos efectuados por Obiang: “Me ha convencido de su profunda preocupación por su pueblo. He visto los cambios”, afirmó Hochstein. 

Durante la vigencia del contrato su empresa obtuvo ingresos de hasta 1 millón de dólares anualmente. 

Por otro lado, con el ofrecimiento de Biden, Hochstein pasaría a dirigir uno de los proyectos más polémicos que vinculan a Rusia y a Alemania, el gasoducto Nord Stream 2.

Le recomendamos:

Alemania avanza en la instalación del gasoducto a través del Mar Báltico, arriesgando la seguridad continental frente a la amenaza que representa Rusia para Europa.

Durante su gobierno, el presidente estadounidense, Donald Trump, fue enfático al declarar que Alemania es “prisionera” de Rusia debido a su dependencia energética, especialmente por el proyectado gasoducto ruso que abastecerá Alemania llamado Nord Stream II. 

“Alemania está totalmente controlada por Rusia, porque recibirá del 60 al 70 por ciento de su energía de Rusia y su nuevo gasoducto”, aseveró Trump.

Igualmente, argumentó que considera “muy triste” y “muy inapropiado” que Alemania se comprometa en “un acuerdo masivo de petróleo y gas” con Rusia. 

Mientras se “supone” que EE. UU. debe proteger a los aliados de las eventuales amenazas originadas desde Moscú, muchos de estos países pactan acuerdos de gasoductos con Rusia, ingresando miles de millones de dólares en las arcas rusas, reiteró.

“El exCanciller de Alemania, Gerhard Schröde, es el jefe de la compañía de gasoductos” y presidente del Nord Stream 2, a cargo de la gasista estatal rusa Gazprom, lamentó Trump precisando que Alemania tendrá “casi el 70 por ciento” de la energía de su país controlada por el gas ruso, considerándolo “una cosa muy mala para la OTAN” que debe ser tratada.

Con la posible designación que haga Biden de Hochstein en su cuerpo diplomático, aumenta la nómina de los controvertidos funcionarios de alto rango en la administración, muchos de ellos con vínculos con el Partido Comunista de China (PCCh).

Varios de los asesores de la administración Biden que además ocupan cargos al interior del Centro Belfer de la Universidad de Harvard, comparten estrechos vínculos con el Partido Comunista de China, los cuales se establecen a través de conferencias celebradas habitualmente.

De acuerdo con National Pulse, en este centro de investigación, además de organizarse conferencias, también se publican frecuentemente artículos que venden la narrativa del régimen chino, mientras que al mismo tiempo se niegan a informar sobre las fuentes de su financiación.

El centro congrega los grupos de trabajo de ciberseguridad en los cuales participa el Partido Comunista chino, así como funcionarios militares, aún ante las advertencias del gobierno de EE. UU. sobre la piratería y el robo de tecnología.

José Hermosa – BLes.com