Redacción BLesTay Anderson, un líder de la agrupación izquierdista Black Lives Matter (BLM) en Denver, Colorado, quien se desempeñaba como director de la Junta Escolar de Denver, se retiró de sus funciones en junio tras ser acusado de graves agresiones sexuales. Esta semana anunciaron que fue contratado nuevamente argumentando que la investigación “se ha prolongado mucho más allá de la línea de tiempo acordada”.

Las principales acusaciones realizadas en el 2021 contra Anderson indican que agredió sexualmente al menos a 62 estudiantes, que van desde contactos físicos no deseados hasta violación violenta. Pero estas no son las únicas denuncias que recibió.

En 2019, la Asociación de Maestros de Aula de Denver ya había recibido una carta anónima en la que se alegaba conducta sexual inapropiada por parte de Anderson. Y a pesar de esto, lo respaldaron e incluso donaron dinero para su candidatura como presidente de la Junta Escolar, informó el medio local The Gazette.

En abril de 2021 las Escuelas Públicas de Denver anunciaron que habían contratado a un bufete de abogados privados para realizar una investigación independiente sobre las acusaciones contra Anderson.

Mary Brooks Fleming, madre de tres estudiantes dentro del distrito de Escuelas Públicas de Denver, fue una de las testigo fundamentales en la causa y fue quien llamó la atención de de la prensa nacional cuando testificó durante un comité legislativo en la legislatura estatal diciendo que unos 62 niños de unos 14 años aproximadamente habrían sido abusados sexualmente. 

“Los niños venían a mi casa pidiendo atención médica. Un chico de 14 años necesitaba puntos de sutura. En total, 61 estudiantes de secundaria y un recién graduado acudieron a mí en busca de ayuda ”, dijo Fleming. “¡Sesenta y dos víctimas de tan solo 14 años! Sesenta y uno eran indocumentados o soñadores. Todos le tenían tanto miedo a este hombre “.

 

Le recomendamos: TRUMP mostró su APOYO al PUEBLO CUBANO y le dio un ULTIMÁTUM a BIDEN

Ad will display in 09 seconds

Gigi Gordon una de las denunciantes contra Anderson, organizó una protesta a comienzos de junio en el Ayuntamiento de Denver, exigiendo que insten al presunto acosador a renunciar a su cargo. La protesta fue acompañada por más de 12 mil firmantes que apoyaron el petitorio. 

Ante la presión ejercida, Anderson anunció que se retiraría temporalmente de sus funciones diarias de la junta durante la investigación. En su anuncio en Twitter negó las acusaciones y dijo:

“Estas afirmaciones falsas nos han puesto a mi familia y a mi en peligro”, escribió Anderson. “Debo proteger a los que amo primero, por lo tanto, me alejaré de las funciones diarias de la junta hasta que se complete la investigación independiente”.

Al retirarse dijo que le habían informado que la investigación se completaría en treinta días, pero luego se extendió otros 30 días más.

Pero en una carta abierta publicada esta semana, Anderson comunicó a la comunidad educativa que ante la demora en la investigación, había tomado la decisión de retomar sus funciones como Director de la Junta Educativa. 

“Aunque sigo comprometido con participar en un proceso transparente y justo, ya no puedo esperar a que concluya este proceso para iniciar mi regreso a servir a las familias de las Escuelas Públicas de Denver”, dijo Anderson.

El abogado de Anderson en una carta pública escribió que su cliente no reconoce ninguno de los cargos de los que se lo acusa y hasta que los jueces no dictaminen lo contrario seguirá siendo inocente. Por tal motivo es que se vio motivado a regresar a su puesto laboral. 

De todos modos la condena social a la que se debió enfrentar durante las últimas semanas, lo han llevado al borde del suicidio, según informó Anderson. 

Andrés Vacca – BLes.com