Redacción BLesUn Comité del Congreso de Estados Unidos, abocado a tratar asuntos sobre las relaciones con el régimen comunista chino, emitió una carta el martes instando a los jugadores de la National Basketball Association (NBA) a finalizar sus contratos con las firmas de ropa deportiva que utilizan materiales fabricados en campos de trabajo esclavo chinos, buscando detener la financiación del sistema perverso de explotación de personas desarrollado por el gigante asiático.

La carta enviada por los presidentes de la Comisión Ejecutiva del Congreso bipartidista sobre China afirma que más de una docena de jugadores de la NBA tienen acuerdos vigentes con las firmas de ropa deportiva ANTA, Li-Ning y Peak, acorde a lo informado por Reuters.

Según los reportes, las mencionadas marcas mantienen su sede en China y continúan utilizando el algodón de Xinjiang, donde las denuncias afirman que existe una multitud de campos de trabajo esclavo donde explotan a presos perseguidos por sus creencias religiosas.

“Creemos que las relaciones comerciales con las empresas que obtienen algodón en Xinjiang crean riesgos para la reputación de los jugadores de la NBA y de la propia NBA”, dijeron los congresistas en la carta.

Los miembros del comité recordaron que el gobierno de Estados Unidos ha acusado oficialmente al régimen chino de cometer genocidio y crímenes de lesa humanidad en Xinjiang, debido a los campos de trabajos forzados que literalmente encarcelan a millones de miembros de la minoría musulmana uigur, entre otras religiones y creencias.

El gobierno federal durante la administración Trump, también ha tomado medidas para prohibir las importaciones de algodón y otros productos de la región.

“Ni la NBA ni sus jugadores deberían respaldar siquiera implícitamente abusos de derechos humanos tan horribles”, reclama la carta. Agregando que las empresas con las que los jugadores están trabajando han abrazado públicamente el algodón de Xinjiang, “haciéndolos cómplices del uso del trabajo forzoso”.

 

Le recomendamos: OSCUROS SECRETOS: Exjefe del FBI sobre los grandes crímenes que sacudieron a la humanidad

Ad will display in 09 seconds

En este sentido, el comité llamó a la Asociación Nacional de Jugadores de Baloncesto (NBPA por sus siglas en inglés) a trabajar con sus miembros a fin de crear conciencia sobre el genocidio en curso que está teniendo lugar en Xinjiang y las serias consecuencias del trabajo forzoso en la producción de productos fabricados por marcas que los miembros de la NBPA han respaldado.

“Esperamos que el resultado de tales esfuerzos sea que los jugadores aprovechen sus contratos con Anta, Li-Ning y Peak para presionar a estas empresas para que pongan fin a su uso del algodón de Xinjiang. A falta de ese resultado, animamos a los jugadores a finalizar sus acuerdos de patrocinio con estas empresas ”, dijeron los congresistas.

La NBA ha tenido un papel bastante triste respecto a su relación con el régimen chino y su poco compromiso con los derechos humanos. Siendo una institución de enorme peso como es la NBA, podría demostrar una mínima cuota de responsabilidad social ejerciendo presión para intentar detener hechos aberrantes como los que suceden bajo el régimen comunista. 

Pero lejos de eso, solo se ha limitado a mirar a China como un negocio y una fuente de ganancias incalculables, sin importar lo que sucede allí dentro con las personas y las consecuencias que trae para el mundo empoderar al régimen comunista y su sistema de explotación. 

La NBA se ha negado frecuentemente a comentar sobre los campos de trabajos forzados y las irregularidades del régimen. De hecho, el comisionado de la NBA, Adam Silver, afirmó recientemente que los acuerdos de mil millones de dólares de la NBA con China son una “ventaja neta” para la diplomacia mundial.

En 2019, la NBA sufrió lo que su director ejecutivo describió como pérdidas “sustanciales” luego de que un comentario en línea de un ejecutivo del equipo de los Houston Rockets provocó una reacción violenta en China.

Luego de que el mánager de los Houston Rockets, Daryl Morey, tuiteó su apoyo a los manifestantes a favor de la democracia en Hong Kong, la cadena estatal CCTV y Tencent Holdings, que transmite juegos de la NBA en China, anunciaron que dejarían de transmitir los partidos de los Rockets.

La decisión de las autoridades chinas implicó pérdidas multimillonarias para la NBA, quien desde ese entonces intentó varias formas de excusarse con el régimen para complacerlo, demostrando en varias oportunidades que la NBA prioriza por lejos sus ganancias económicas que la responsabilidad social que se espera debiera tener por su llegada a tanta gente y en todas partes del mundo.

Andrés Vacca – BLes.com