Faltan pocos días para que California atraviese un referendo revocatorio contra su actual gobernador Gavin Newsom. Los altos impuestos y déficit de vivienda despertaron molestias entre sus electores, pero la guinda del pastel fueron las fotos de que circularon a finales de 2020. El gobernador asistió a una cena con amistades sin respetar ninguna medida sanitaria, cuando él mismo insistía a los californianos para que usaran mascarillas y aplicaran el distanciamiento social.

Para reemplazarlo, hay una figura que resalta por encima de las demás candidaturas republicanas: Larry Elder, abogado, presentador de radio, escritor y conductor del programa The Larry Elder Show; se perfila como el favorito entre 24 candidaturas de la bancada; el resto de postulaciones corresponde a demócratas, y otros de distintos partidos o independientes. Según Los Ángeles Times, logró recaudar más de 13 millones de dólares para su campaña, por encima del empresario John H. Cox o de la figura de reality shows y exatleta, Caitlyn Jenner.

Hijo de un marine que luchó en la Segunda Guerra Mundial, se define como libertario. En 2013 recibió en representación de su padre, la Medalla de Oro del Congreso. Siguió de cerca la presidencia de Donald Trump, apoyándolo desde la primera elección que le dio el pase a la Casa Blanca. A pesar de un supuesto distanciamiento entre ambos, Elder ha sido firme con sus objetivos que coinciden con la línea republicana, sobre todo para cambiar el mapa político de California e incluso del Congreso, si llega a reemplazar a Newsom.

La cercanía con Trump

La propuesta de Larry Elder incluye la premisa de que «el mayor desafío en California en general es la intromisión del gobierno”. “Creo que un gobierno que gobierna menos gobierna mejor”, dijo en una entrevista al portal CalMatters.

 

Se graduó como abogado en la Universidad de Brown y obtuvo un posgrado en la Universidad de Michigan en 1977. Escribió un libro titulado Las diez cosas que no puedes decir en Estados Unidos, donde defiende la eliminación de los impuestos corporativos, y la abolición del salario mínimo. Argumenta que estos generan más desempleo y aumentan el precio de los bienes. Tomó la decisión de no asistir a los debates de campaña. Elder explicó que el motivo radica en que “no se está postulando contra los rivales republicanos”, sino contra Newsom.

Respecto al expresidente, Donald Trump, el actual candidato por California lo respaldó en las elecciones de 2016, enviando mensajes a los oyentes de su programa y acompañó al empresario en un evento de campaña en Cleveland. Años después, para la reelección enumeró objetivos logrados por el expresidente, como la recuperación de la economía, negociación de acuerdos de paz con los Emiratos Árabes Unidos y la reducción de impuestos.

Medios estadounidenses hablan de que ambas figuras marcaron distancia. El abogado y político ha expresado indiferencia ante la perspectiva de recibir el respaldo de Trump. Pero más allá de esto, algo queda claro, Larry Elder rechaza las políticas demócratas que han gobernado a California los últimos años y por las que ahora Gavin Newsom se enfrenta a un revocatorio.

Inclinar la balanza en el Congreso

Si un republicano como Larry Elder logra llegar a la gobernación, habrían cambios trascendentales. Como bien se sabe, cada partido obtuvo el 50 % de los escaños en las últimas elecciones. Es decir, en el caso de debatir un tema importante, como un impeachment, un empate solo podría resolverlo la vicepresidente Kamala Harris.

Aquí entra la senadora Dianne Feinstein, de 88 años. Durante 29 años ha ocupado un curul en la Cámara alta. Pero su avanzada edad podría imposibilitarla de cumplir su periodo completo, el cual finalizará a inicios del año 2025. Tal como menciona el portal CNBC, si Feinstein deja el cargo antes de tiempo, el gobernador nombrará a su sucesor. Por lo tanto, Larry Elder podría cambiar la dinámica del Senado estadounidense a ayudar a llegar a la mayoría republicana.

Leyes perjudiciales que proponga el presidente Joe Biden y el partido demócrata serán frenadas si los republicanos así lo determinan. “Tienen miedo de que voy a reemplazarla con un republicano, que yo sin duda lo haría y que sería un terremoto en Washington, DC”, declaró el candidato.

Una fuente demócrata de California declaró que «lo correcto» que debía hacer Feinstein sería dimitir y dejar que un gobernador demócrata eligiera su reemplazo. Sin embargo, Newsom no ha anunciado intenciones de tomar tal decisión. Una encuesta de FiveThirtyEight menciona que el actual gobernador tiene oportunidad de ganar, pero la verdad se sabrá en las urnas. Después de todo, sus electores vieron su episodio de hipocresía dentro de un restaurante en medio de la pandemia.