Redacción BLesAl menos cincuenta demócratas de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos enviaron una carta al presidente Joe Biden solicitando realizar un recorte en el presupuesto del Departamento de Defensa. Esto es lo que podría ser el inicio de un desmantelamiento histórico, promovido por la izquierda radical, del aparato de seguridad que dio estabilidad no sólo al país sino también a gran parte del mundo desde la segunda guerra mundial hasta hoy.

Un grupo de 50 demócratas de la Cámara está intentando persuadir al Presidente Biden para recortar “significativamente” el presupuesto del Pentágono de más de 700 mil millones de dólares. 

La carta fue organizada por los ex presidentes del Comité Progresista, los representantes demócratas Barbara Lee y Mark Pocan, y por el representante Jake Auchincloss, además fue co-firmado por una cuarentena de otros representantes demócratas progresistas.

“Aunque nos alienta que su administración no contempla ampliar el ya inflado presupuesto del Pentágono, nuestras nuevas mayorías demócratas en el Congreso junto con su administración deberían ir más allá”, escribieron el martes los legisladores en una carta a Biden. “En lugar de solicitar un presupuesto fijo para el Pentágono, le instamos a que busque una cifra máxima del Pentágono significativamente reducida”.

La carta sigue a los informes que indican que los funcionarios del Pentágono están elaborando una solicitud de presupuesto fiscal para el 2022 de 704 mil millones que es prácticamente lo mismo en comparación con el presupuesto del Departamento de Defensa de este año.

Cualquier esfuerzo de reducir el presupuesto de defensa de los Estados Unidos no será sencillo, dado que existen prominentes sectores que sin duda defenderán la esencia de la seguridad norteamericana. Entre ellos figuran los republicanos, que lejos de favorecer un ajuste del presupuesto, ya han estado presionando al presidente Biden a que lo aumente entre un 3 y un 5 por ciento. 

Le recomendamos:

Con una escasa mayoría demócrata en la Cámara y un partido dividido al 50% en el Senado, se espera que los demócratas necesiten votos republicanos para aprobar un presupuesto de defensa reducido.

La carta no dio más detalles sobre el porcentaje que debe recortarse en el Pentágono.

Además, argumentaron que cientos de miles de millones de dólares que están siendo utilizados por los militares podrían tener “un mayor rendimiento si se invierten en diplomacia, ayuda humanitaria, salud pública mundial, iniciativas de sostenibilidad e investigación básica”, el típico discurso izquierdista que suena bastante bien a los oídos de la gente, pero en la práctica no es posible llevar a cabo. 

Los demócratas vienen utilizando varias excusas como argumento para intentar justificar su deseo de desfinanciar el aparato de defensa más grande del mundo. Legisladores progresistas han anunciado, incluso oficialmente, su deseo de reducir el gasto en Defensa Nacional. Y en distintas ocasiones han demostrado su interés en reducir este gasto en Defensa a fin de reubicar esos fondos, por ejemplo, en las luchas contra el “cambio climático”. 

La representante demócrata electa Cori Bush, dijo que espera desfinanciar al Pentágono durante su mandato. Por otro lado, los senadores Bernie Sanders, y los demócratas Elizabeth Warren y Ed Markey han promocionado una resolución similar de recorte presupuestario de defensa con el apoyo de Greenpeace.

En definitiva, cualquier argumento es válido para la izquierda cuando se trata de reducir el presupuesto del Pentágono de los Estados Unidos. Si bien preocupa bastante su insistencia en el asunto, da tranquilidad que muchos sectores se opondrán y harán fuerte resistencia ante semejante atropello. 

Andrés Vacca – BLes.com