Redacción BLesLa Corte Suprema de Estados Unidos ha rechazado una demanda conjunta llevada a cabo por 17 estados republicanos que apuntaba a anular la controvertida ley de salud de la era de Obama.

Los jueces de la Corte, en una votación de 7-2, decidieron dejar intacta toda la ley cuando el jueves dictaminaron que los estados republicanos demandantes no tenían legitimación para entablar una demanda contra la ley, reportó Newsmax.

Los estados pretendían que el tribunal mayor anulara por completo el Obamacare, argumentando que toda la legislación es inconstitucional, haciendo foco en el asunto de la obligatoriedad de contratar un seguro médico planteado por la ley.

En una opinión mayoritaria escrita por el juez Stephen Breyer, el Tribunal sostuvo que “la Constitución otorga a los tribunales federales el poder de adjudicar únicamente ‘casos’ y ‘controversias’ genuinos. Arte. III, §2. Para tener legitimación, un demandante debe alegar una lesión personal que se pueda atribuir a la conducta supuestamente ilegal del acusado y que probablemente sea reparada por la reparación solicitada”. 

Según la Corte, ninguno de los demandantes ha logrado demostrar que tal daño sea lo suficientemente adjudicable a la conducta “supuestamente ilegal” de la legislación que se pretende impugnar.

Los jueces de la Corte, Samuel Alito y Neil Gorsuch, fueron los únicos que se manifestaron a favor de los estados demandantes y tras la resolución expresaron su desacuerdo:

“La decisión de hoy es la tercera entrega de nuestra trilogía épica de la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio y sigue el mismo patrón que las entregas uno y dos. En los tres episodios, con la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio enfrentando una seria amenaza, el Tribunal ha realizado un rescate improbable”.

Le recomendamos: TRUMP ¿podría VOLVER a la CASA BLANCA ANTES de lo que pensábamos?

Ad will display in 09 seconds

Independientemente de la forma en que los tribunales dictaminen, los detractores del Obamacare sostienen que la legislación ha sido un fracaso absoluto y un daño a la atención médica estadounidense.

Tras la imposición de la ley durante la gestión de Barack Obama el 23 de marzo de 2010, el incremento de los costos y disminución de las opciones en coberturas de salud no ha cesado. Los precios se duplicaron en los primeros cuatro años del programa y millones de personas perdieron la cobertura que tenían previamente. 

Los aumentos de precios para acceder a los servicios de salud se debe principalmente a que las regulaciones de Obamacare, honorarios y otras disposiciones de la ley afectaron gravemente a los prestadores privados quienes vieron un incremento considerable en sus costos de la noche a la mañana, los cuales fueron traducidos en las tarifas que pagan finalmente los consumidores.

El expresidente Donald Trump, comprometido durante su administración en mejorar el sistema de salud tanto en su capacidad de atención como en su productividad económica, firmó varias órdenes ejecutivas en septiembre de 2020 las cuales se hubiesen convertido en parte de un plan renovado de atención médica prometido hace años. El plan incluía opciones como reducción de costos de los medicamentos recetados y el fin de la llamada facturación sorpresa. 

El plan de Trump incluía una “mejor atención, con más opciones, a un costo mucho más bajo, y trabajaría para garantizar que los estadounidenses tengan acceso a la atención que necesitan”, dijo el entonces presidente durante un discurso en Charlotte, North Carolina.

Finalmente los planes de generar un plan de salud más eficiente quedaron truncos cuando los demócratas asumieron el control de la Casa Blanca, quienes acompañan el sistema de salud de tipo socialista aprobado por Obama e incluso presionan para profundizar. 

Andrés Vacca – BLes.com