Redacción BLesJason Jernigan, quien es parte del amplio número de desempleados del proyecto del Oleoducto Keystone XL tras ser cancelado por Joe Biden a pocos días de asumir la presidencia de los Estados Unidos, dijo el lunes en el programa America’s Newsroom de Fox News, que ahora no sabe cómo se va a ganar la vida. “Eso es todo lo que sé hacer”.

“Pasé toda mi vida aprendiendo este oficio y esta habilidad y no es tan fácil como alguien podría pensar o la gente podría pensar que comenzar de nuevo a los 45 años”, señaló Jernigan, quien trabajaba en el local 798.

“Creo que posiblemente podría conseguir un trabajo como recepcionista en Walmart, no lo sé”, agregó, de acuerdo con Fox News.

En su primer día como presidente, Joe Biden anuló el permiso para la construcción del proyecto del Oleoducto Keystone junto con varias órdenes ejecutivas en defensa del polémico acuerdo del cambio climático.

Dicho proyecto que fue reactivado bajo la administración de Trump, e hizo parte de una de sus políticas de campaña luego de haber sido suspendido durante la administración Obama, había acordado la contratación de 52.000 trabajadores.

Le recomendamos:

La inversión estimada en el megaproyecto alcanzaba los 8.000 millones de dólares, tendría una extensión de 2.000 kilómetros y se ubicaría entre Hardisty, Alberta, Canadá, y Steele City, Nebraska, Estados Unidos.

El oleoducto estaba destinado a transportar crudo canadiense hasta los Estados Unidos y también planteaba un panorama positivo para la seguridad nacional dado que se trataba de un proyecto con el que se esperaba alcanzar la independencia energética de Medio Oriente.

TC Energy, compañía responsable del megaproyecto junto con varios sindicatos buscaron la manera de persuadir a Biden al resaltar los beneficios de Keystone XL; asegurando que aportaría 10 mil trabajos, un Fondo de $ 10 millones para capacitación; $ 500 millones para proveedores y empleos indígenas; y energía 100 % renovable para operar el oleoducto.

El presidente de la Unión Internacional de Ingenieros Operativos, James T. Callahan, expresó al respecto: “América del Norte necesita desesperadamente una infraestructura energética más moderna, segura y eficiente”.

Entre tanto, Jernigan había sido contratado para trabajar en el Oleoducto Keystone el año pasado cuando el entonces presidente Trump firmó el proyecto, y se suponía que debía de comenzar el próximo mes, según lo informado por Fox News. 

El antiguo trabajador del proyecto de petróleo y de gas de tercera generación afirmó que la administración de Biden le había quitado su sustento. “Llevo 21 años trabajando con tuberías. Esto es lo único que sé hacer”, señaló.

“La administración reciente me ha quitado mi sustento y espera que consiga un trabajo en otro lugar. He invertido toda mi vida en esto”, agregó.

De acuerdo con Jernigan, firmó su contrato para trabajar en el Oleoducto Keystone mientras el presidente Obama estaba en el cargo, asegurando que el megaproyecto que al día de hoy lleva más de 12 años en construcción, al igual que con Obama, nuevamente fue cancelado.

César Múnera – BLes.com