Redacción BLes– La vicepresidenta Kamala Harris viajó esta semana a Guatemala con el objetivo de implementar políticas conjuntas para reducir el tráfico de inmigrantes ilegales que se dirigen hacia Estados Unidos. Las críticas apuntan a que las medidas que pretenden imponer son solo sobornos que en nada sirven para resolver el problema estructural de pobreza, sino más bien para enriquecer a pequeños sectores enquistados en el poder. 

Joe Biden en su primer día como presidente abrió las fronteras para que miles de inmigrantes ilegales ingresen a los Estados Unidos, provocando un colapso absoluto en la frontera sur, que persiste al día de hoy. La vicepresidenta Kamala Harris quedó encargada de brindar soluciones al conflicto, pero pasados dos meses aún no ha hablado en conferencia de prensa para comentar cuales son sus planes al respecto.

Sin embargo trascendió que esta semana Harris visitaría Guatemala y México para reunirse personalmente con las autoridades de ambos países a fin de implementar políticas conjuntas para intentar reducir la cantidad de migrantes que se dirigen hacia Estados Unidos, tanto de estos países como de otras partes del mundo pero que se ven obligados a transitar tanto por Guatemala como por México para poder llegar a EE. UU. en busca de una vida mejor.

El periodista de Fox News Tucker Carlson, publicó una nota muy crítica contra la administración Biden y los demócratas cómplices de sus políticas migratorias. En ella asegura que la decisión de atraer inmigrantes ilegales a Estados Unidos, permitir su ingreso irrestricto y luego brindarles ciudadanía, tiene como único objetivo incrementar su base de votantes dado que es sabido que los republicanos nunca apoyarían ese tipo de medidas.

“En la frontera, el estado de derecho ha sido suspendido”, asegura Carlson. El sistema estadounidense de orden, decencia y equidad está siendo completamente arruinado por las mismas personas que tienen la misión de preservarlo. 

“No es necesario ser un republicano conservador para sentirse conmovido por esto. En noviembre pasado en Texas, muchos miles de demócratas de toda la vida con apellidos mexicanos votaron por Donald Trump. ¿Por qué? Porque sabían perfectamente lo que planeaba hacer la izquierda en la frontera”, continuó diciendo Carlson.

Entonces cabe preguntarse ¿Cuál es el objetivo de Kamala Harris en Centroamérica?

La realidad es que incluso los inmigrantes demócratas residentes en el país se están dando cuenta que lo que está haciendo la administración Biden en la frontera es una acción completamente desquiciada y por lo tanto se ha vuelto una medida impopular dentro de los votantes estadounidenses.

Y según las declaraciones del periodista de Fox News, es por este motivo que han enviado a Kamala Harris a visitar Centroamérica, con el único objetivo de fingir que está tratando de arreglar la situación. ¿Qué va a hacer realmente? He aquí la acusación más grave realizada por Carlson:

“Harris voló el domingo a Guatemala para revelar su política para abordar la crisis. ¿Cuál es? En una palabra, el plan es el soborno. La administración planea gastar miles de millones de dólares para pagar a los pobres de América Latina para que no se muden a Estados Unidos”.

Le recomendamos: ¿Predicción? La ‘profecía’ que hizo Gerald Ford hace 30 años que se está cumpliendo

Ad will display in 09 seconds

Los medios hegemónicos de propaganda globalista como CNN festejaron la noticia como si fuese realmente un hito en la historia centroamericana. 

“La visita de Kamala Harris a Centroamérica señala un nuevo capítulo”, informó CNN en un titular esta mañana. Pero la realidad muestra que este tipo de política no tiene absolutamente nada de innovador. Más bien, es lo que han venido implementando los gobiernos liberales sin obtener ningún tipo de resultado, ni en Estados Unidos ni en ningún lugar del mundo.

Hace seis años, como vicepresidente de Obama, Joe Biden anunció lo que llamó “Un plan para Centroamérica” ​​en el New York Times.

La propuesta en ese entonces fue exactamente lo mismo que ahora, asegura Carlson: enviar miles de millones de dólares a gobiernos con grandes niveles de corrupción, a cambio de que sus ciudadanos dejaran de aparecer en la frontera sur de EE. UU.

El resultado siempre fue pésimo. Esa ayuda nunca llegó a quiénes debería ayudar, por lo que no se solucionó el problema estructural de pobreza en Centroamérica y solo sirvió para enriquecer aún más a sectores corruptos de los gobiernos que sobreviven justamente gracias a los niveles de pobreza de sus países.

Durante los últimos 10 años, solo Guatemala ha recibido más de 1.500 millones de dólares de los contribuyentes estadounidenses. Sin embargo, la pobreza y la desnutrición en Guatemala han aumentado a niveles sin precedentes. 

Pero claro, todo este circo es funcional para los políticos responsables de esta catástrofe, porque pueden dar la imagen de que el gobierno está haciendo realmente cosas para mejorar la situación, cuando en realidad los países se siguen empobreciendo y sus ciudadanos continúan escapando de la miseria para buscar un lugar mejor en los Estados Unidos. 

Andrés Vacca – BLes.com