Un adolescente se paró frente a un camión después de tomar un medicamento japonés sin licencia con peligrosos efectos secundarios, según una investigación.

Grace Brockelsby, de 19 años, fue atropellada por el camión de Marc Gibbins en una carretera de doble mano y más tarde murió en el hospital.

La joven, descrita por su familia como “gentil, de buen corazón, cuidadosa”, había estado unas horas antes en el hospital para una evaluación psiquiátrica a raíz de problemas de salud mental que sufría hace tiempo.

Luego, se supo que el ansiolítico japonés no autorizado en el Reino Unido podría haber afectado su capacidad cognitiva en ese momento.

Paul Smith, forense de Lincolnshire, dijo que Grace deliberadamente caminó frente al camión, pero que no había suficiente evidencia para sugerir que fue un suicidio.

“Deduzco que su intención al hacerlo no puede ser determinada”, explicó el forense.

Las cámaras de seguridad captaron a Grace mirando hacia el camión del Sr. Gibbins, dándole la espalda y supuestamente preparándose para el impacto en Boston, Lincolnshire, el 5 de junio.

Asimismo, el Sr. Gibbins, de 48 años, dijo: “Pude ver a una mujer rubia adelante con un top de colores, hacia la izquierda”.

“Estaba al borde de la hierba y parecía como si estuviera esperando para cruzar. Ella estaba mirando en mi dirección”.

“Siendo sincero, la vi salir delante de mí. No pude hacer nada a tiempo para evitar golpearla”.

Detuvo el camión todo lo que pudo.

El Sr. Gibbins añadió: “Estaba en shock. Sabía que esto era un acto intencional ya que la joven había esperado a que yo estuviera lo más cerca posible y estaba mirando en mi dirección”.

Una investigación descubrió que el camión viajaba a la velocidad límite de 40 mph o más o menos y que el Sr. Gibbins no fue el responsable del accidente.

Asimismo, se supo que había pisado los frenos, tocado la bocina y encendido las luces.

La investigación arrojó que Grace se puso en la carretera cuando estaba a 26 metros de distancia. El camión habría necesitado entre 41 y 59 metros para detenerse.

Grace había sufrido de problemas de salud mental durante unos cinco años, incluyendo anorexia. Había sido hospitalizada dos veces después de una sobredosis intencional de medicamentos recetados.

La adolescente regularmente les hablaba a sus médicos de sus frecuentes pensamientos suicidas.

Sin embargo, no había dado señales llevar a cabo algún acto suicida y había expresado que no lo haría porque no quería hacerle daño a su familia.

Lisa Teague, hablando en nombre de la familia en la audiencia, dijo: “Creo que todos los familiares y amigos aquí presentes creen que Grace tenía la intención de quitarse la vida”.

Hablando anteriormente, el padre de Grace, Lee, dijo: “Ella entraba en una habitación y con su sola presencia se llenaba de vida y risas”.

“Tenía los ojos azules más grandes y una risa increíble”.

Y su madre, Thea Cox, dijo: “Tocó muchos corazones. Era una persona tan gentil, bondadosa, afectuosa y extravagante”.

[descarga nuestra APP para recibir nuestro contenido destacado]

Te puede interesar: La maldad no tiene límites

videoinfo__video2.bles.com||6a9c45a50__

Ad will display in 09 seconds