Redacción BLesLa compañía norteamericana deberá pagar la suma de 2.1 mil millones de dólares a decenas de mujeres que desarrollaron cáncer de ovario por usar sus productos luego de que la Corte Suprema decidiera rechazar su apelación que buscaba anular la sentencia inicial.

El martes 1 de junio, la Corte Suprema rechazó la apelación de la compañía Jonhson & Johnson con la que intentaba desestimar el fallo que la obliga a compensar a 21 mujeres de los Estados Unidos que desarrollaron cáncer de ovarios por el uso de su talco, el cual contiene asbestos según los querellantes, una sustancia altamente cancerígena.

La Corte Suprema decidió no revisar el caso, con lo que se mantiene el fallo original. Inicialmente la demanda de la corte federal intimó a la compañía a pagar más de 4 mil millones de dólares, pero en 2020 mediante una apelación a la Corte Suprema de Missouri, la suma se redujo a solo 2.1 mil millones.

La noticia no es menor. La reputación de la compañía se vio afectada y perdió un 1% de sus acciones el martes luego de que se supo el fallo de la Corte Suprema y teniendo en cuenta que es uno de los laboratorios que desarrolló una vacuna experimental contra el coronavirus chino, las repercusiones podrían ser peores.

A mediados de abril, tanto la Unión Europea, Sudáfrica y los Estados Unidos frenaron la vacunación con Johnson & Johnson debido a que se reportaron decenas de casos donde las personas desarrollaron coágulos en la sangre, incluso algunos murieron debido a ello.

Ken Starr, el abogado querellante que representó a las mujeres, dijo que la compañía sabía “desde hace décadas que sus polvos de talco contenían amianto, una sustancia altamente cancerígena de la que no se conoce un nivel de exposición seguro”.

“Podrían haber protegido a los clientes cambiando el talco por el almidón de maíz, como propusieron sus propios científicos ya en 1973. Pero el talco era más barato y los demandantes no estaban dispuestos a sacrificar los beneficios por un producto más seguro”, aseguró el Dr. Starr.

Johnson & Johnson dejó de comerciar su talco en Estados Unidos y Canadá en 2020 debido al gran flujo de demandas que recibió, no obstante, la compañía mantiene su inocencia rechazando las denuncias y afirmando que su talco no contiene asbestos ni causa cáncer.

Le recomendamos: El día en que Deng Xiaoping llamó al MUNDO a DERROCAR al partido comunista chino

Ad will display in 09 seconds

Johnson & Johnson tiene más de 21.800 demandas pendientes en su contra por sus productos de talco y sus representantes legales temen que el fallo de la Corte Suprema de lugar a que miles y miles de personas en todo el país o el mundo, den un paso adelante y presenten demandas millonarias a partir del precedente que se asienta con la decisión de la Corte Suprema.

Neal Katyal representante legal de la compañía dijo que los abogados de las personas que habían demandado a Johnson & Johnson habían buscado en el país “a mujeres a las que se les había diagnosticado cáncer de ovario y que se encontraban entre los millones de personas que utilizaron los productos de talco.”

“Pusieron a docenas de demandantes en el estrado para hablar de sus experiencias con el cáncer, y el jurado concedió miles de millones de dólares en daños punitivos supuestamente para castigar a los demandados”, escribió. “Los abogados pueden entonces seguir este guion y presentar las mismas demandas con nuevos demandantes y buscar nuevas indemnizaciones exageradas, una y otra vez”.

Según The Defender, la compañía tiene un historial de demandas millonarias por sus malas prácticas y usos sin aprobación o no debidamente probados que causaron daños irreparables.

–  En 1995 recibió una multa de 7.5 millones de dólares por destruir documentos para encubrir una investigación sobre la comercialización errónea de su crema para el acné Retin-A para eliminar las arrugas.

–  En 2001 Johnson & Johnson pagó 860 millones de dólares en una demanda colectiva por engañar a los clientes sobre el desecho prematuro de sus lentes de contacto blandas Acuvue de un día. J&J recomendaba que se usaran una sola vez, aunque se descubrió que las lentillas no eran diferentes de las normales Acuvue, que duraban dos semanas.

–  En 2010 pagó 81 millones de dólares por el uso de marcas falsas en su medicamento antiepiléptico Topamax para tratar trastornos psiquiátricos y por contratar a médicos externos para que se unieran a su fuerza de ventas y promocionaran el medicamento para condiciones no aprobadas. Al año siguiente, J&J pagó 85 millones de dólares por cargos similares contra su medicamento para el corazón Natrecor.

–  En 2011 se descubrió que varios productos para bebés de J&J contienen ingredientes cancerígenos.

–  En 2013 el Departamento de Justicia de EE. El Departamento de Justicia cobró a la empresa 2.200 millones de dólares en multas penales por comercializar su medicamento para el autismo y antipsicótico Risperdal para usos no aprobados. Janssen también llevó a cabo una agresiva campaña de comercialización de Risperdal para su uso en niños con problemas de conducta. Otros efectos adversos graves de Risperdal notificados por la FDA (Regulador de medicamentos y comida) son diabetes mellitus, hiperprolactinemia, somnolencia, depresión, ansiedad, comportamiento psicótico, suicidio y muerte.

 Alvaro Colombres Garmendia– BLes.com