Horas después de que una pareja de California, Estados Unidos, intercambiara sus votos matrimoniales durante el fin de semana, dos hombres asistieron sin invitación a la recepción que se estaba realizando en el patio trasero y golpearon al novio hasta la muerte con bates de béisbol.

Joe Melgoza, de 30 años, fue sufrió un traumatismo en la cabeza por el golpe que recibió alrededor de las 2:20 de la madrugada del domingo (hora local).

Melgoza fue trasladado rápidamente al Centro Médico Chino Valley, donde sucumbió debido a las lesiones, dejando a su esposa de apenas unas horas, Esther Bustamante Melgoza, y a su hija de 11 años.

Basándose en información obtenida de testigos, la policía identificó a los sospechosos del brutal asesinato del novio como los hermanos Rony Aristides Castaneda Ramírez, de 28 años, y Josué Daniel Castaneda Ramírez, de 19 años.

Según el Departamento de Policía de Chino, los hermanos no conocían a Melgoza, pero vivían cerca de la casa de la familia de su esposa en la cuadra 13200 de la calle 17, donde se estaba celebrando la recepción de la boda, y se presentaron en la celebración sin invitación, reportó KTLA5.

Los hombres supuestamente comenzaron una pelea con algunos de los invitados y se les pidió que se fueran, lo cual hicieron, solo para regresar poco después armados con bates de béisbol, de acuerdo con el hermano de Melgoza, Andy Velásquez.

Velásquez le dijo a NBC Los Ángeles que su hermano trató de confrontar a los “cobardes”, quienes luego lo mataron.

Otras dos personas que asistieron a la celebración sufrieron heridas leves a causa de los golpes de los hermanos Castaneda Ramírez.

“Mi hermano no merecía morir así, era un buen hombre, era un hombre fuerte”, dijo Velásquez, que estaba junto a sus dos hermanos sobrevivientes y una hermana. “Mi hermano estaba protegiendo a su familia. Vinieron y lo asesinaron”.

Además, dijo que era una figura paterna para él, que le había enseñado a ser un hombre y a criar a su propia familia.

Según su página de Facebook, Melgoza y su entonces prometida, Esther, se casaron en una modesta ceremonia civil en agosto, cinco meses antes de la celebración del patio trasero del sábado.

El video grabado en la recepción y compartido con NBC muestra a Melgoza bailando con su hermosa novia y levantando un vaso con sus invitados, sin saber en ese momento el horror que se avecinaba.

Joe era un hijo, un hermano, un padre, un primo, un compañero, un miembro de la familia y un amigo cariñosos”, dice la descripción de una campaña de GoFundMe. “Siempre tuvo una manera de hacerte sonreír. Él estuvo ahí para ayudarte en cualquier momento. Nos lo arrebataron de una manera tan trágica y horrible”.

Te puede interesar: La maldad no tiene límites

videoinfo__video2.bles.com||6a9c45a50__

Ad will display in 09 seconds