Redacción BLes – Las autoridades demócratas de Boston, decidieron retirar una histórica estatua del expresidente Abraham Lincoln liberando un esclavo, ubicada en el centro de la ciudad. Una comisión de Artes públicas tomó la decisión de eliminar el monumento, haciendo caso a un grupo de revisionistas de la historia con tendencia izquierdista, que argumenta sin sentido alguno que la imagen puede “oscurecer el papel de los afroamericanos en la configuración de las libertades de la nación”.

La izquierda avanza con su intención de romper con la historia tradicional para reescribirla a su antojo e interés. Una de las metodologías que han utilizado durante este año de grandes protestas, es la destrucción de históricas obras de arte ligadas a la historia tradicional de los Estados Unidos. 

Tal es el caso de lo que sucedió en Boston con la estatua de Abraham Lincoln. En reiteradas ocasiones se la intentó destruir por la fuerza, hasta que un grupo decidió juntar algunas firmas y entregar a las autoridades locales su intención de remover la estatua. 

Las autoridades demócratas hicieron caso a la solicitud, y finalmente esta semana los trabajadores retiraron el Monumento a la Emancipación, la madrugada del martes de un parque cerca de Boston Common, donde había estado desde 1879.

El alcalde demócrata de Boston, Marty Walsh, aceptó la decisión de la comisión de Artes públicas, argumentando que “los residentes y visitantes de Boston se han sentido incómodos con esta estatua”.

La estatua de bronce es una copia de un monumento que se erigió en Washington, DC, tres años antes. La copia se instaló en Boston porque la ciudad albergaba al creador de la estatua, Thomas Ball.

Fue creado para celebrar la liberación de esclavos en Estados Unidos y se basó en Archer Alexander, un hombre negro que escapó de la esclavitud, ayudó al Ejército de la Unión y fue el último hombre recapturado bajo la Ley de Esclavos Fugitivos.

La imágen representa a un esclavo negro, quitándose los grilletes que lo encadenaban y alzándose en libertad frente al expresidente Lincoln, reconocido protagonista de la historia en favor de la lieración de los negros y el fin de la esclavitud.

Durante todo el año hemos visto manifestaciones de grupos de izquierda, generalmente organizadas y promovidas por Black Lives Matter (BLM) y Antifa, en las cuales se derribaron y violentaron decenas de monumentos históricos de este tipo.

Le recomendamos:

El comportamiento es siempre el mismo, incluso se repite en muchos países alrededor del mundo que también son víctimas de la invasión socialista, masas de personas adoctrinadas por la izquierda, llenas de odio y con sed de venganza, que buscan reescribir la historia eliminando de raíz y destruyendo las tradiciones. 

El presidente Trump firmó este año un decreto con el objetivo de proteger monumentos y estatuas en todo el país de actos vandálicos cometidos por “anarquistas y extremistas de izquierda”.

Al anunciar la medida, el presidente Trump aseguró vía Twitter que el decreto “combate la violencia criminal reciente”, y agregó: “¡Largas penas de prisión por estos actos ilegales contra nuestro Gran País!”.

Andrés Vacca – BLes