Este viernes entró en vigor el decreto que firmó el primer ministro Mario Draghi, que obliga a todos los trabajadores en Italia a estar vacunados para poder seguir vinculados y trabajando a una empresa.

Cualquiera que esté en una nómina, en el sector público o privado, debe tener un ‘pase verde’ con un código QR como prueba de vacunación completa, recuperación reciente de la enfermedad o una prueba negativa dentro de las últimas 48 horas.

Los empleados que vayan a trabajar sin el pase corren el riesgo de una multa de hasta 1.500 euros (1.730 dólares) y suspensión sin goce de sueldo. Los empleadores también podrían enfrentar multas si permiten que el personal trabaje sin él.

Este viernes, los italianos tomaron las calles de varias ciudades del país en protesta por la medida inconstitucional. Grupos de derecha, los sindicatos y movimientos sociales se unieron en una manifestación inédita donde decenas de miles de personas salieron a manifestarse en Roma, Milán, Napolés, Turín, Florencia, y más.

Las manifestaciones más grandes se produjeron en el principal puerto nororiental de Trieste, donde grupos laborales habían amenazado con bloquear las operaciones y alrededor de 6.000 manifestantes, algunos cantando y portando bengalas, se reunieron fuera de las puertas.

Alrededor del 40% de los trabajadores del puerto de Trieste no están vacunados, dijo Stefano Puzzer, un dirigente sindical local, una proporción mucho más alta que en la población italiana en general.

El gobernador regional Massimiliano Fedriga, del partido de derecha La Lega, dijo en una entrevista mientras se suscitaban las protestas: “El puerto de Trieste está funcionando. Obviamente habrá algunas dificultades y menos gente trabajando, pero está funcionando“.

“El pase verde es algo malo, es discriminación ante la ley. Nada más. No es un reglamento de salud, es solo un movimiento político para crear división entre la gente…”, aseguró.

En Génova, el otro puerto principal de Italia, alrededor de 100 manifestantes bloquearon el acceso a los camiones. En Roma, la policía con equipo antidisturbios reprimió una masiva manifestación con gente gritando “No hay pase verde“.

Las protestas, más chicas, continuaron toda la noche y buena parte del sábado. Fue la manifestación más grande de las últimas décadas en el país europeo, pero no pudieron generar ningún cambio en el gobierno. El certificado ya se requiere en trenes de larga distancia y lugares cerrados, incluidos restaurantes, museos y gimnasios desde el 1ro de septiembre, y a partir de hoy, también se pedirá para trabajar.

Temas:

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.