Las estrategias de control en la frontera con México lograron frenar la entrada de inmigrantes ilegales un 85%, pero los cárteles buscan otras vías de ingreso a EE. UU.

El comisionado de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP, por la sigla en inglés) en funciones, Mark A. Morgan informó que ahora solo se retienen diariamente a 300 indocumentados en vez de los 2.000 que se detenían en mayo, de acuerdo con Washington Times.

El cierre de las opciones de ingreso ilegal al país se ha difundido entre los cárteles dedicados al negocio ilícito de traficar con los inmigrantes, y estos también se han dado cuenta, lo que ha contribuido a disminuir su afluencia.

No obstante, los traficantes se han convertido en “extracontinentales” y buscan atraer a más gente de todo el mundo, dijo Morgan.

Entre las estrategias que han permitido esta sustancial disminución de la inmigración ilegal, están la cooperación con México, Guatemala, Honduras y El Salvador y el endurecimiento de las normas para las solicitudes en los EE. UU.

Asimismo, muchos de los inmigrantes son devueltos a México, en donde esperan a que Estados Unidos procese sus solicitudes, una política implementada por la administración Trump llamada “Esperar en México”.

Por otro lado, México desplegó a 12.000 agentes de su nueva guardia nacional en la frontera sur, y estableció récords para sus propias detenciones de inmigrantes que viven ilegalmente en Estados Unidos.

“Miles de migrantes están varados en la zona fronteriza del sur de México, donde muchos han sido víctimas de delitos y abusos”, publicó la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA, por la sigla en inglés), el 17 de diciembre.

En otro de sus pronunciamientos Morgan se refirió al muro fronterizo, cuya construcción se efectúa actualmente al sur de EE. UU.

Morgan explicó que el muro no solo evita a los inmigrantes ilegales, sino que puede ayudar a detener el flujo de drogas prohibidas, que, según él, está empeorando.

“Nuestra meta a finales de 2020 es de 724 kilómetros [de muro construido]. Ahora mismo es difícil decir si todavía vamos a ser capaces de alcanzar ese objetivo, pero estoy seguro de que vamos a estar cerca”, dijo Morgan a los periodistas, citado por WT.

Los problemas surgidos a causa de la inmigración ilegal desde la frontera sur a Estados Unidos han generado una crisis, ante la cual el presidente Trump movilizó recursos para la construcción de un muro que permitiera el acceso controlado de extranjeros al país.

Desde entonces ha solicitado en vano la colaboración de los demócratas.

“No he visto a ningún demócrata aquí en la frontera trabajando con nosotros o pidiendo hablar con cualquiera de nosotros. Tienen una invitación abierta. Estamos siendo invadidos, nuestras instalaciones tienen exceso de capacidad. Estamos en una crisis de emergencia”, twitteó el presidente Trump el 2 de abril.

Peor aún, el candidato presidencial demócrata presidencial Bernie Sanders propone amparar a los inmigrantes ilegales.

Para ello divulgó su intención de acabar con el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE, por la sigla en inglés), y con la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por la sigla en inglés).

La propuesta de Sanders fue calificada de desastrosa por el sheriff del condado de Cochise, Mark Dannels, quien auguró un drástico cambio para su país si no se controlaba la frontera.

“Si no tenemos una frontera segura en este país, tendremos un país diferente”, señaló Dannels, agregando: “Necesitamos mantenernos unidos y el plan que el Senador Sanders está presentando es un desastre para este país”, concluyó el sheriff de acuerdo con Western Journal.

José Ignacio Hermosa – BLes

[súmate a nuestro grupo “Latinos por Trump” y déjanos tu opinión]

Te puede interesar: Trump se enfrenta a China en comercio y derechos humanos

videoinfo__video2.bles.com||5bdca3a8f__

Ad will display in 09 seconds