El equipo de científicos integrado por el paleontólogo José Patricio O’Gorman y la doctora Soledad Gouiric Cavalli, entre otros, anunció el descubrimiento sin predentes, dado que se trata del primero de este género ubicado en la Antártida.

Los restos corresponden a un ejemplar de plesiosaurio, antiguo habitante marino, que existió hace aproximadamente 150 millones de años, llegando a alcanzar hasta los 6 metros de longitud.

Ilustración Fotográfica Wikimedia Commons

El sitio en el cual se encontraron los restos fosilizados del gigantesco saurio pertenece a la Península Antártica, a más de 100 km. al sur occidente de la Base Marambio, lugar designado también como objeto de estudio recién promovido a la atención de los investigadores por su riqueza como yacimiento paleontológico.

En realidad la recuperación de los vestigios del prehistórico animal fueron extraídos desde el año pasado 2016, cuando se adelantó la temporada antártica de verano, en la cual participaron también los técnicos Juan José Moly y Leonel Acosta Burtlaile, además de los catedráticos mencionados inicialmente.

El ejemplar objeto de este informe reviste particular importancia porque amplía el rango de tiempo conocido de la existencia de la especie sobre el planeta por cuanto la lleva hasta 150 millones de años atrás, 80 millones más lejos de los fósiles encontrados hasta ese momento. Igualmente extiende la territorialidad ocupada al llevarla al extremo más austral reportado hasta el momento. Adicionalmente, pasa a constituir un argumento más en pro de la teoría del pasaje que en esa edad que unía a África y Antártida.

El Instituto Antártico Argentino (IAA) ha impulsado la logísta en la cual se apoyó la campaña que culmina con broche de oro en este evento. El doctor Marcelo Reguero, investigador del Museo de la Plata (MLP) y director de las campañas paleontológicas del IAA recalcó que también se habían rescatado una gran diversidad de peces, plantas y este plesiosaurio.

El doctor Marcelo ilustró sobre el entorno dentro del cual muy probablemente se habrían desarrollado los plesciosaurios al decir que “estos depósitos ricos y únicos en vertebrados del jurásico marinos pertenecen a la época en que la Antártida formaba parte del continente Gondwana y estaba junto a Australia, Nueva Zelanda, India, Madagascar, África y América del Sur”.