A un hombre de Misisipí, Estados Unidos, le dejaron una nota anónima informándole que su perro había muerto y que debería haber obedecido la ley de la correa del condado.

Chad Stricker, del condado de Pearl River, había estado buscando frenéticamente a su amada perra Nymeria durante varios días cuando la escalofriante noticia de la muerte – y el collar del perro – fueron dejados en su buzón a principios de este mes, según informó Daily Mail.

“Lamento informarle que su perro fue asesinado a tiros el sábado por la noche mientras escarbaba en mi basura”, decía la nota obtenida por el periódico The Sun Herald. “No sufrió y no tuve el placer de matarlo. Hay una ley de correas del condado que usted debe cumplir para que yo no tenga que matar a ninguna otra de sus mascotas”.

Stricker, que tiene otros perros, escribió en un post de Facebook que estaba a sólo una semana de tener el patio de Nymeria terminado y vallado, y “ella nunca más se habría metido en tu preciosa basura”.

“Pensar que Nymeria valía menos que la basura o una maldita llamada telefónica”, escribió Stricker en el extenso post de los medios sociales. “Si no es mucha molestia, ¿podría dejarme otra nota en mi buzón (porque obviamente es demasiado cobarde para llamarme) y decirme dónde está su cuerpo para que pueda darle un entierro apropiado o si quiere ponerla al principio de mi camino”.

Nymeria era una perra lobo de 10 meses de edad, según el Sun Herald, y sólo tenía un ojo después de un accidente cuando era una cachorra. Desapareció después de ser vista por última vez con su hermano mayor, Ghost.

(Foto: Chad Stricker / Facebook)

“Miré todos los días, varias veces al día”, dijo Stricker al periódico. “Algunos días llegaba temprano del trabajo para mirar. Publicaba en los medios sociales, preguntaba a los vecinos y conducía arriba y abajo por las carreteras”.

Además, Nymeria llevaba un gran collar que incluía su dirección, número de teléfono y otra información.

“Tú, amigo mío, no me llamas para avisarme, de hombre a hombre, le disparaste a mi bebé la noche del sábado”, escribió Stricker en Facebook. “Me permitiste a mí y a un sinnúmero de personas perder el tiempo buscando a mi bebé que ya estaba muerto” expresó Stricker.

Te puede interesar: Esto es tan atroz, tan horrible, la humanidad no puede ser tan mala…

videoinfo__video2.bles.com||1df94c986__

Ad will display in 09 seconds