Un hombre de Texas, Estados Unidos, que supuestamente le dijo a la policía que su hermana embarazada era una “vergüenza” para la familia ha sido acusado de su asesinato después de que la policía asegura que él confesó haberla estrangulado y organizado la muerte para que pareciera un suicidio.

Eduardo Arévalo, de 19 años, fue arrestado en la muerte de su hermana Viridiana Arévalo, de 23 años, poco después de que su cuerpo fuera encontrado el domingo en un callejón del suburbio de Dallas The Colony, Estados Unidos, dijo el Departamento de Policía de The Colony, en un comunicado de prensa.

La policía había estado buscando a Viridiana desde que se denunció su desaparición el 17 de diciembre, y una vez que se encontró su cuerpo, utilizaron pruebas de vídeo obtenidas de cámaras cercanas a la escena para centrarse en su hermano.

Los miembros de la familia inicialmente creyeron que Viridiana tenía la intención de hacerse daño, ya que encontraron una nota después de su desaparición que indicaba que planeaba suicidarse, informó KDFW.

Pero la policía dice que Arévalo luego confesó haber escrito la nota él mismo, ya que supuestamente quería que su muerte pareciera un suicidio.

Él les dijo a los detectives que estaba avergonzado por su hermana embarazada de ocho meses y que no creía que fuera una buena madre para su bebé, dijo el vocero de la policía Brian Lee a Associated Press.

Arévalo también supuestamente le dijo a las autoridades que “sería mejor que ella no estuviera aquí,” según KDFW.

Los hermanos discutieron el 16 de diciembre, lo cual provocó que Arévalo la estrangulara mientras estaba sentada en el sofá de su casa, según la declaración jurada de arresto obtenida por KXAS.

Después de matarla, puso su cuerpo en su auto y lo condujo fuera de la ciudad donde “no sería descubierto”, dijo la policía.

Más tarde regresó al área para buscar su cuerpo y traerlo de vuelta, donde supuestamente lo tiró en un callejón, según la policía.

“A medida que la semana pasaba, Eduardo declaró que quería que su familia supiera dónde estaba Viri, así que fue a recoger su cuerpo y lo trajo de vuelta el domingo por la mañana temprano y lo arrojó en el callejón”, dijo el sargento Aaron Woodward del Departamento de Policía de La Colonia a KDFW.

Arévalo, quien, según Lee, no tiene abogado, fue acusado de asesinato capital y de manipular/fabricar pruebas físicas, según los registros en línea de The Colony Jail.

A pesar de sus confesiones a la policía, el hermano Diego Arévalo cree en la inocencia de su hermano.

“No tiene sentido que mi hermano haga algo así”, dijo a KXAS, “o le tendieron una trampa o le pasó algo”.

Te puede interesar: La maldad no tiene límites

videoinfo__video2.bles.com||6a9c45a50__

Ad will display in 09 seconds