Presidio perpetuo es la pena que determinó el Cuarto Tribunal Oral en Lo Penal de Santiago, Chile para los ciudadanos ecuatorianos condenados por el robo y homicidio de Margarita Ancacoy (40), el cual se registró el año pasado en Santiago mientras se dirigía a su trabajo en el Departamento de Ingeniería Industrial de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Chile.

Los hechos por los que fueron condenados se remontan a la madrugada del 18 de junio de 2018, cuando Ancacoy fue abordada por un grupo de al menos cinco personas -cuatro de ellas ya detenidas y condenadas- en la intersección de República con Domeyko.

El grupo robó y golpeó en varias oportunidades a la mujer con un palo y patadas, situación que le causó un traumatismo encéfalo craneano que le provocó la muerte en el lugar debido a la gravedad de sus lesiones.

La agresión también quedó registrada en un video captado por una cámara de seguridad de la zona.

Esta grabación mostró cómo dos individuos la abordaron en la vereda y comenzaron a golpearla, por lo que la mujer cayó rápidamente al suelo. En ese momento un tercer sujeto se acercó y se quedó mirando cómo sus dos compañeros golpearon de forma reiterada a la mujer, pese a que estaba en el piso sin poder defenderse.

Mientras le revisaban qué artículos tenía para robarle, la víctima seguía siendo atacada con palos y golpes de pies. Tras algunos segundos, se ve cómo un camión recolector de basura se acercó al lugar, lo que hizo que dos de los tres sujetos arrancaran del lugar. Mientras que el otro continúo con el ataque, a pesar de tener el camión enfrente.

A pesar de la brutalidad del ataque, las cámaras de seguridad revelaron la actitud de los involucrados al alejarse del lugar, donde se ven corriendo sonrientes con la cartera.

videoinfo__video2.bles.com||69002b8c1__

Ad will display in 09 seconds

Detención

La investigación por el robo y homicidio de Ancacoy contó con la declaración del testigo clave Jorge Obreque, un hombre de 40 años que trabaja en el Club Hípico.

De acuerdo a lo que explicó a Canal 13 en junio del año pasado, los ecuatorianos intentaron asaltarlo en primera instancia, pero logró repeler el ataque.

“En mi reacción, y como los conocía, me saqué el cinturón y los enfrenté, como que ellos se detuvieron un poco. Ahí miro para atrás y venía el compadre del palo a pegarme. Yo me echo para atrás y ahí aparece el compadre que salió a atajar a la señora y ella arrancó para el medio”, explicó.

Sin embargo, el intento de arrancar de Margarita no sirvió y fue atacada por el grupo. Obreque señaló que “eran unas hienas, eran unos salvajes como le pegaban. Yo les rogaba, les suplicaba que no le pegaran más. ‘¡Suéltenla, suéltenla!’ les gritaba. No escucharon”.

Tras el ataque, Obreque fue hasta una comisaría de Carabineros para solicitar ayuda. Pese a que cuando volvió al lugar la mujer seguía con vida, la gravedad de las lesiones la hicieron perder la vida a los minutos.

De esta manera, Carabineros detuvo la mañana de ese lunes a Cristián Romero y Jhonathan Chávez en las inmediaciones el sector. Por su parte, Olguer Otávalo fue arrestado en la tarde al interior de su domicilio, mientras que Diego Tabango se entregó voluntariamente a Carabineros durante la madrugada del martes.

Prisión preventiva

Tras la detención de estas cuatro personas, el martes 19 de junio se realizó su audiencia de control de detención y posterior formalización de cargos por el delito de robo con homicidio.

En la instancia también se dio a conocer que la víctima no opuso resistencia tras ser arrojada al suelo y golpeada brutalmente con un palo y patadas. Además, se detalló que los condenados huyeron con su cartera que tenía en su interior $5 mil pesos chilenos (6 dólares) y un celular.

En la audiencia se determinó que Cristián Romero, Jhonathan Chávez, Olguer Otavalo y Diego Tabango fueran a prisión preventiva a cumplir la medida cautelar al interior del penal Santiago 1.

Sin embargo, su llegada a la cárcel no estuvo exenta de problemas. A los días de sus ingresos, Gendarmería debió instruir que los ecuatorianos fueran trasladados a la Unidad Especial de Alta Seguridad para proteger su integridad.

Lo anterior, fue luego de que a través de las redes sociales se difundiera un video en el que los ecuatorianos Jhonathan Chávez y Cristian Romero eran agredidos con puñetazos y patadas por la población penal del módulo 11 -catalogado como de “baja peligrosidad”-, e incluso se podía ver cómo les aplicaron descargas eléctricas.

Durante el registro, los internos le exigieron a los imputados que pidieran disculpas por el asesinato de Margarita Ancacoy, mientras se podía ver a dos de los detenidos arrodillados y rapados.

Tras ello, Gendarmería entregó los antecedentes al Ministerio Público e inició un sumario administrativo para determinar por qué no se cumplieron los protocolos para resguardar la seguridad de los detenidos.

Esta situación provocó que cuatro internos fueran formalizados por el delito de torturas y también que se dictara una orden de detención contra Héctor Palma, el gendarme que estaba a cargo del módulo donde fueron agredidos los imputados.

Finalmente, el funcionario se entregó a la Brigada de Derechos Humanos de la Policía de Investigaciones y fue formalizado tras considerar que había permitido que los hechos antes descritos ocurrieran, tras lo que quedó en prisión preventiva. Sin embargo, los dos torturados exculparon al gendarme por la situación y aseguraron que les salvó la vida.

Tras la formalización del funcionario, surgieron amenazas de realizar un paro nacional en Gendarmería en apoyo al sargento Héctor Palma, ya que el uniformado envió una carta a sus compañeros donde acusó que todo se trataba de un montaje en su contra.

Finalmente, la Corte de Apelaciones de Santiago decretó la libertad del sargento Héctor Palma y no se llevó a cabo la paralización por este tema.

Veredicto condenatorio

Tras casi un año y medio de investigación, el pasado jueves 12 de diciembre se dio por finalizado el juicio oral, instancia en la que el Cuarto Tribunal Oral en Lo Penal dictó veredicto condenatorio en contra de los cuatro imputados por el delito de robo calificado con homicidio.

Ese mismo día, la Fiscalía pidió para Chávez y Romero presidio perpetuo calificado, mientras que para Otávalo y Tabango solicitó el de presidio perpetuo simple.

Finalmente, este martes 17 de diciembre el tribunal acató lo indicado por la Fiscalía y determinó que Cristián Romero y Jhonathan Chávez deberán cumplir la pena de presidio perpetuo calificado. En tanto, Olguer Otávalo y Diego Tabango fueron condenados a presidio perpetuo simple.

Fuente: BioBiochile.

Te puede interesar: La maldad no tiene límites

videoinfo__video2.bles.com||6a9c45a50__

Ad will display in 09 seconds