La Policía de una localidad de Utah ha encontrado el cadáver de un hombre que llevaba al menos una década muerto y guardado en un arcón congelador de su domicilio. Los agentes también encontraron una carta notariada firmada hace 11 años en el que el fallecido exime de cualquier responsabilidad a su mujer y afirma que “mi esposa no me mató”, palabras más, palabras menos, según el mensaje hallado.

Según People, los truculentos hechos comenzaron a finales de noviembre en la localidad de Tooele, en Estados Unidos. La Policía se presentó en el domicilio de Jeanne Souron-Mathers, de 75 años, avisados por los servicios sociales, pues la mujer no se había presentado a recoger su cheque de ayudas en las dos semanas previas.

Los policías entraron en la casa con una orden y la encontraron muerta, aparentemente por causas naturales.

Un muerto en el congelador

Pero al registrar la casa, los agentes encontraron, guardado dentro del arcón congelador, a su marido, Paul Mathers, del que no se tenían noticias desde hace una década.

Mathers sufría de una enfermedad terminal. Fue visto por última vez en un hospital local en febrero de 2009. Ahora, los investigadores creen que Paul murió por esas fechas, y estaba desde entonces guardado y congelado.

La investigación dio un giro cuando los agentes encontraron también la carta, notariada y fechada en diciembre de 2008, en la que Paul afirmó que Jeanne no había sido responsable de su muerte.

La Policía cree que todo el plan pudo perpetrarse para que la viuda siguiera cobrando la pensión de Paul como veterano de guerra. A falta de que las autoridades lo confirmen, se cree que Jeanne pudo haber cobrado unos 160.000 euros (177.500 dólares) en los últimos 10 años.

Fuente: 20 minutos.

Te puede interesar: Esto es tan atroz, tan horrible, la humanidad no puede ser tan mala…

videoinfo__video2.bles.com||1df94c986__

Ad will display in 09 seconds