Redacción BLesUn grupo de piratería informática respaldado por el régimen comunista chino, se habría dirigido en las últimas semanas a los sistemas de información de dos grandes fabricantes de vacunas indios, cuyas inyecciones contra el virus PCCh se están utilizando actualmente en diversas campañas de inmunización.

India y China son los dos grandes productores mundiales de la vacuna contra el virus PCCh. Por el momento India lleva la delantera con el 60% de la fabricación de las vacunas aplicadas en el mundo. Lo cual pareciera haber despertado el interés del régimen chino por obtener información sobre la producción de vacunas en su país vecino. 

La firma de inteligencia cibernética Cyfirma, con sede en Singapur y Tokio, informó a Reuters que el grupo de piratería de origen chino llamado APT10, también conocido como Stone Panda, había identificado brechas y vulnerabilidades en la infraestructura de información y el software de la cadena de suministro de Bharat Biotech y de Serum Institute of India (SII) el mayor fabricante de vacunas del mundo.

“La verdadera motivación aquí es en realidad exfiltrar la propiedad intelectual y obtener una ventaja competitiva sobre las compañías farmacéuticas indias”, dijo el presidente ejecutivo de Cyfirma, Kumar Ritesh, quien anteriormente se desempeñó como un alto funcionario cibernético de la agencia británica de inteligencia extranjera MI6.

Ritesh también mencionó que APT10 estaba apuntando activamente a SII, quien está fabricando la vacuna AstraZeneca para muchos países y pronto comenzará a fabricar inyecciones Novavax a granel.

“En el caso de Serum Institute, han encontrado varios de sus servidores públicos que ejecutan servidores web débiles, que habrían sido vulnerados”, agregó Ritesh.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos en diciembre de 2018 informó en un comunicado de prensa que APT10 había actuado en asociación con el Ministerio de Seguridad del Estado de China, en campañas globales de intrusión informática dirigidas a la propiedad intelectual y la información comercial confidencial.

Por su lado, el régimen comunista chino no hizo ningún comentario al respecto, aún sabiendo que se conocen los lazos que vinculan a la agrupación de hackers con el gobierno comunista.

Le recomendamos:

Ritesh, cuya firma se dedica a investigar a ciberdelincuentes de gran escala y actualmente monitorea casi 2.000 campañas de piratería utilizando una herramienta llamada DeCYFIR, comentó que aún no estaba claro que tipo de información relacionada con la vacuna pudo haber obtenido APT10 ni que tipo de información concreta estaban buscando.

No es la primera vez que ciudadanos chinos son acusados de intentar robar información de laboratorios que están investigando sobre la vacuna contra el virus PCCh. 

En julio del 2020 el Departamento de Justicia de los EE. UU. publicó un detalle de 11 cargos contra dos ciudadanos chinos, acusados de llevar adelante una campaña de piratería para robo de información y extorsión.

Los laboratorios estadounidenses que llevaban adelante los estudios que investigaban las vacunas para combatir el virus PCCh, se encontraban entre las cientos de entidades que fueron víctimas de los hackers para robar información. 

El Departamento de Justicia, advierte en el informe sobre dos hackers informáticos de origen chino, acusados de piratear los sistemas informáticos de cientos de empresas, gobiernos, organizaciones no gubernamentales y disidentes individuales, clérigos y activistas democráticos y de derechos humanos de los Estados Unidos y del extranjero. 

Entre otras cuestiones, los acusados habrían investigado las vulnerabilidades de las redes informáticas de las empresas que desarrollaban las vacunas COVID-19, probando la tecnología y los tratamientos.

Andrés Vacca – BLes.com