Redacción BLesUn informe de 109 páginas publicado el martes por el gobierno de Gran Bretaña titulado: ‘Gran Bretaña Global en una Edad Competitiva’, se presenta como el anuncio del ajuste en política exterior del Reino Unido más grande desde la Guerra Fría. El informe reconoce el peligro del régimen comunista chino pero lo entiende como necesario para el crecimiento de Gran Bretaña, por eso es que anuncia la promoción de un fuerte aumento en los lazos y acuerdos económicos entre ambas potencias. 

El documento continúa diciendo que el Reino Unido debería tratar de cortejar al régimen en Beijing con el fin de obtener “vínculos comerciales más profundos y más inversión china”. 

La inversión China no es novedad en Gran Bretaña, ya que el aumento de firmas ligadas al Partido Comunista Chino (PCCh) invirtiendo en el país fue exponencial durante los últimos tiempos. Pero según el informe se buscará impulsar aún más ese tipo de inversiones.

“La creciente estatura internacional de China es, con mucho, el factor geopolítico más importante del mundo actual, con importantes implicaciones para los valores e intereses británicos y para la estructura y forma del orden internacional”, comienza diciendo el informe. 

También reconoce que el hecho de que China sea un estado autoritario, con valores diferentes a los británicos, presenta desafíos para el Reino Unido y sus aliados.

“China contribuirá más al crecimiento global que cualquier otro país en la próxima década con beneficios para la economía global. Tanto China como el Reino Unido se benefician del comercio y la inversión bilaterales”, continúa diciendo el informe, lo que parecería generar cierta contradicción entre aceptar el peligro que implica la china comunista para el mundo, pero también admitiendo que sólo con China Gran Bretaña podrá generar el crecimiento deseado.

Si bien no lo dice explícitamente, el informe pareciera admitir que el Régimen chino es una especie de mal necesario para el desarrollo y el crecimiento nacional, lo cual resulta bastante terrible porque implica de algún modo la aceptación de las barbaridades realizadas por el régimen a cambio de la cooperación para el “crecimiento mutuo”.

En respuesta al documento, el fundador y presidente de Hong Kong Watch, Benedict Rogers, dijo a Breitbart London: “Hablar de profundizar los vínculos comerciales en este momento es extraordinario. Deberíamos diversificar nuestras relaciones comerciales y cadenas de suministro en todo el mundo, recalibrar nuestra política hacia China y priorizar nuestros valores y seguridad frente a un régimen que ha demostrado una y otra vez que no se puede confiar en su palabra”.

Le recomendamos:

Varios conservadores ya están en línea con las palabras Benedict Rogers, demostrando decepción y enojo con el gobierno británico de Boris Jhonson.

Teniendo en cuenta los sucesos del 2020 respecto al virus PCCh y el modo en el que China le mintió al mundo entero sobre su propagación, la ruptura del tratado internacional sobre Hong Kong, el genocidio sobre la minoría uigur, la persecución a practicantes de la disciplina espiritual Falun Gong, parecían ser suficientes argumentos para que una nación libre e independiente como Gran Bretaña tuviera una actitud más comprometida con los derechos humanos y no priorizara su ventaja económica o posibilidad de crecimiento.

Pero evidentemente las prioridades del gobierno británico son completamente diversas a las de los derechos humanos. Según el propio informe, las prioridades para Gran Bretaña hoy pasan por prepararse para futuras pandemias, la lucha por mantener la biodiversidad y enfrentar el cambio climático. En este sentido, argumentan, es necesario una alianza con el régimen comunista chino. 

“China es un socio cada vez más importante para abordar desafíos globales como la preparación para pandemias, la biodiversidad y el cambio climático”, dice el informe.

Queda por ver cómo hará precisamente el gobierno de Boris Johnson para lograr proteger la infraestructura y aparato de información crítica de la amenaza del régimen chino, al mismo tiempo que potencia sus negocios e inversiones.

Andrés Vacca – BLes.com