Redacción BLesEl gobierno japonés ha hecho un llamado al régimen chino para que deje de dar órdenes a sus funcionarios para que lleven a cabo pruebas de frotis anales supuestamente contra el virus PCCh (Partido Comunista chino) o COVID-19 en ciudadanos japoneses luego de recibir quejas de que dicho procedimiento causa “dolor psicológico”.

El secretario jefe del gabinete japonés, Katsunobu Kato, dijo a los medios de comunicación el lunes que “algunos japoneses informaron a nuestra embajada en China que se habían sometido a pruebas de frotis anal, lo que les causó un gran dolor psicológico”.

El funcionario japonés añadió que la efectividad de los hisopos anales para detectar el virus “no ha sido confirmada en ningún otro lugar del mundo”, indicando que el gobierno japonés continuará presionando al régimen chino hasta que se termine con tal procedimiento, según National File.

Le recomendamos:

El pasado régimen chino implementó en enero alegando que se trata de una manera más eficiente y efectiva de detectar el virus PCCh. sin ofrecer ningún tipo de respaldo científico.

Tal declaración podría contrastar con la respuesta del subdirector del departamento de biología de patógenos de la Universidad de Wuhan, Yang Zhanqiu, quien declaró que los aplicadores nasales y de garganta son los más eficaces.

La razón se debe a que el virus se contrae a través de las vías respiratorias superiores y no a través del sistema digestivo.

El mes pasado, se informó que los funcionarios chinos habrían empleado el mismo protocolo en funcionarios estadounidenses, lo que hizo que la administración de Biden solicitara al régimen chino que terminará con ese procedimiento “indigno”.

Vice, así como el Washington Post habrían sido los primeros en informar la historia. “El Departamento de Estado nunca estuvo de acuerdo con este tipo de pruebas y protestó directamente ante el Ministerio de Relaciones Exteriores cuando supimos que algunos miembros del personal estaban sujetos a ella”, dijo un portavoz del Departamento de Estado.

“Hemos instruido al personal para que rechace esta prueba si se les pide, como se hizo en el pasado”, agregó el funcionario estadounidense.

En respuesta, los funcionarios del régimen chino alegaron en principio que las pruebas se habrían llevado a cabo “por error”. 

“Hemos recibido garantías [del ministerio] de que esto fue un error y que el personal diplomático está exento de este requisito de prueba”, dijeron a través de un comunicado.

Más tarde el Ministerio de Relaciones Exteriores de China negó que ningún diplomático estadounidense hubiera estado sujeto a las pruebas.

César Múnera – BLes.com