Redacción BLesEl enfoque diferente entre republicanos y demócratas con respecto a la inmigración parece haberse cobrado su cuota en la ciudad fronteriza de McAllen, Texas, donde después de 49 años de ser gobernada por demócratas, un republicano será el nuevo alcalde.

Según The Blaze, Javier Villalobos, comisionado de la ciudad de McAllen, sucederá al demócrata Jim Darling como alcalde de McAllen tras derrotar a la también comisionada de la ciudad Verónica Vela Whitacre en la segunda vuelta electoral.

La derrota de los demócratas parece responder a la crisis de la inmigración ilegal en la frontera que ha castigado particularmente al estado de Texas y las ciudades fronterizas debido a las políticas de fronteras abiertas de la administración Biden y los demócratas que han permitido el ingreso de cientos de miles de inmigrantes, los han alojado en el país para luego liberarlos dentro.

Por otro lado, el expresidente Donald Trump construyó la muralla para frenar los cruces ilegales, además de establecer políticas como la ‘ciudad de México’ con la que los inmigrantes que alegaban buscar asilo esperaran del otro lado de la frontera, eliminó la política de ‘atrapar y soltar’ (catch and release) efectivamente deportando a los inmigrantes y redujo sustancialmente la cantidad de visas para trabajadores extranjeros para favorecer la mano de obra estadounidense.

Con su política de ‘América Primero’ Trump ganó el voto hispano y afroamericano que fue históricamente para los demócratas.

Hidalgo, el condado de cual es parte la ciudad de McAllen, es 85% hispano, y la victoria de un republicano, aunque ajustada – solo 206 votos de diferencia – refleja un rechazo hacia las fronteras abiertas de los demócratas.

El representante Henry Cuellar (demócrata de Texas) explicó que los residentes del sur de Texas, a pesar de apoyar tradicionalmente a los demócratas, son muy similares a la demografía de los estadounidenses que apoyaron a Trump y de allí nace la creciente antipatía hacia las políticas cada vez más liberales de los demócratas.

“Aparte de la herencia hispana, la mayor parte del Valle del Río Grande y el sur de Texas tienen una demografía similar a los bastiones de Trump en las comunidades rurales de todo el país. Es homogéneo, profundamente religioso, pensativamente patriótico, socialmente conservador, y está sufriendo económicamente”, dijo Cuellar.

Con la crisis migratoria el gobernador Abbott se enfrenta a Biden

Debido al constante flujo de inmigrantes pobres al país y ante la inacción del gobierno federal, el pasado 2 de junio el gobernador Greg Abbott de Texas, declaró un estado de desastre en la frontera.

“Las políticas de fronteras abiertas del presidente Biden han allanado el camino para que bandas y cárteles peligrosos, traficantes de personas y drogas mortales como el fentanilo entren en nuestras comunidades”, dijo el gobernado de Texas.

Le recomendamos: En 2016 un ALTO MILITAR CHINO TRAZÓ la PROPAGACIÓN de un VIRUS a EE. UU

Ad will display in 09 seconds

“Al declarar el estado de desastre en estos condados, Texas dispondrá de más recursos y estrategias para proteger a los propietarios y hacer cumplir todas las leyes federales y estatales para combatir las actividades delictivas derivadas de la crisis fronteriza”, agregó Abbott.

Con esta declaración Texas podrá imponer sanciones más duras contra los inmigrantes que violen la ley y solicitar más fondos al gobierno federal para llevar a cabo los operativos correspondientes.

No obstante, el Departamento de Seguridad Doméstica (DHS) dirigido por Alejandro Mayorkas, declaró en reiteradas ocasiones que la seguridad de los inmigrantes es la primera prioridad de la Administración Biden, argumento con el cual las autoridades federales continúan permitiendo el ingreso y estadía en Texas a cientos de miles de inmigrantes.

“Nuestra máxima prioridad es reunir a estas familias. Como hemos visto con tanta fuerza, se trata de jóvenes en su etapa de formación. A veces son niños de tan solo 3 años. Nos ocupamos de las necesidades y la vulnerabilidad, no sólo de los niños, sino también, por supuesto, de sus madres, de sus padres, de las personas que componen estas familias”, dijo el secretario del DHS.

Según estimaciones la Administración Biden tiene pensado gastar 9 mil millones de dólares hasta octubre de 2021 para reunir a las familias de inmigrantes, darles asilo y eventualmente un camino hacia la ciudadanía americana.

Alvaro Colombres Garmendia – BLes.com