Redacción BLes – El presidente francés, Emmanuel Macron, anunció el miércoles 15 de septiembre que había neutralizado a Adnan Abu al-Walid al-Sahrawi, líder de un grupo yihadista en el Gran Sahara.

“Es otro gran éxito en nuestra lucha contra los grupos terroristas en el Sahel”, tuiteó el presidente, dado que los militares franceses habían podido acabar con el líder extremista, pero no reveló dónde ni cómo murió al-Sahrawi.

“La nación piensa esta noche en todos sus héroes que murieron por Francia dentro del Sahel en las operaciones Serval y Barkhane, en las familias desconsoladas, en todos sus heridos”, escribió Macron en un tuit tras anunciar la muerte de al-Sahrawi. “Su sacrificio no es en vano”.

Se cree que el jefe del grupo extremista creció en los campos de refugiados del sur de Argelia, donde se dedicó a la lucha nacionalista del Sáhara Occidental, según The Guardian.

Finalmente se unió al Frente Polisario, según informó Associated Press. Al-Sahrawi se trasladó entonces al norte de Malí tras pasar un tiempo en Argelia, donde se convirtió en un actor crucial del grupo MUJAO, que en 2012 tomó la gran ciudad norteña de Gao.

Con unas pocas docenas de seguidores, al-Sahrawi siguió su camino, profesando posteriormente lealtad al ISIS en mayo de 2015, añadió The Guardian.

El grupo yihadista reivindicó los atentados de París de 2015, en los que murieron 130 ciudadanos.

El suceso supuso seis ataques coordinados, incluyendo tiroteos y atentados suicidas simultáneos, según AFP.

Dos años después, el grupo liderado por al-Sahrawi había matado a cuatro soldados estadounidenses y a cuatro nigerianos en un ataque de emboscada en Níger.

Su organización también secuestró a extranjeros en el Sahel. Por ejemplo, se sospecha que el estadounidense Jeffrey Woodke, que fue secuestrado en su casa de Níger en 2016, sigue cautivo del grupo.

La desaparición del jefe del grupo terrorista se produjo un día después de que uno de los principales acusados del atentado de París de 2015 afirmara durante su juicio que era miembro del grupo y que el ataque fue un acto de venganza.

Como reveló AP, el acusado dijo que el ataque no era “nada personal”.

Desde la operación de 2013 en el norte de Malí, el ejército francés ha estado luchando contra los militantes islámicos en la zona del Sahel, donde Francia fue una vez una potencia colonial, como informó AP.

Recientemente, el gobierno francés había manifestado que reduciría las fuerzas militares en la región, con un plan de retirada de 2.000 soldados ya el próximo año.

Laura Enrione – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.