Redacción BLesUn informe del FBI señaló que el grupo criminal de hackers que intervino en los sistemas del mayor oleoducto de Estados Unidos, el Colonial Pipeline, es Darkside, con sede en Rusia.

“El FBI confirma que el ransomware Darkside es responsable del compromiso de las redes de Colonial Pipeline. Seguimos trabajando con la compañía y nuestros socios gubernamentales en la investigación”, comunicó la entidad de acuerdo con el medio alternativo Just The News del 11 de mayo. 

El gigantesco oleoducto transporta más de 100 millones de galones de combustible al día desde Houston a Linden, Nueva Jersey, pero fue detenido tras un ciberataque a los sistemas informáticos de la corporación que lo administra. 

Colonial Pipeline, encargado de entregar el 45% del suministro de combustible en la Costa Este, suspendió el viernes toda su red de oleoductos, y algunas de sus redes informáticas, sometiendo a los usuarios de la región a una inminente escasez.

Algunas estaciones distribuidoras de combustible ya cerraron y en otras los conductores forman largas filas para tanquear sus vehículos, mientras tanto se espera que no cunda el pánico. La usuaria de Twitter, @RosaPilgrim aporta un video, diciendo: “Las estaciones de servicio se están quedando sin gasolina”.

Los delincuentes de Darkside anunciaron su criminalidad en agosto de 2020, y entre sus víctimas se supone que están solo grandes corporaciones, a las que extorsionan exigiendoles enormes cantidades de dinero.

De acuerdo con su proceder, los hackers secuestran los datos del servidor de la víctima, los cifran y cobran por restablecerlos. Si no son atendidas sus demandas amenazan con publicar la información en la red oscura añadiendo así presión a los perjudicados.

Entre las compañías perjudicadas podrían encontrarse hasta 80, distribuidas entre EE. UU. y Europa, de acuerdo con Fox News.

Un portavoz de la empresa de investigación IHS Markit, Debnil Chowdhury, calcula que las reparaciones de los daños causados por Darkside podrían demorar semanas, causando el consiguiente aumento en el precio de la gasolina para los usuarios finales.  

Antes de que se agoten los inventarios Colonial Pipeline trabaja a marchas forzadas para “restaurar las operaciones del oleoducto de forma rápida y segura”.

“Seguimos evaluando el inventario de productos en los tanques de almacenamiento en nuestras instalaciones y otros a lo largo de nuestro sistema y estamos trabajando con nuestros cargadores para mover este producto a las terminales para la entrega local”, comunicó la empresa, según Fox News.

Le recomendamos: OFRENDAS SANGRIENTAS – El SINIESTRO SECRETO detrás de la LONGEVIDAD de los LÍDERES COMUNISTAS CHINOS

Ad will display in 09 seconds

Como una medida administrativa que propicie el manejo de las circunstancias y mejores las posibilidades de restauración del servicio, 17 estados y el D.C. declararon el estado de emergencia.

Por su parte la administración Biden revirtió la poderosa estabilidad energética establecida por el entonces presidente Donald Trump, en un intento por satisfacer la agenda izquierdista de su partido. También retornó al polémico Acuerdo de París y a las teorías del Pacto Verde. 

Desde este enfoque varios proyectos energéticos importantes se vieron afectados, y cientos de miles de empleos se perdieron o están amenazados, oscureciendo el panorama del desarrollo económico del país. 

Tras la cancelación del oleoducto Keystone XL como parte de las nuevas políticas del presidente, Joe Biden, que apuntan a destruir al sector energético tradicional, ahora peligra el oleoducto Dakota Access. 

El Dakota Access es un oleoducto subterráneo de 2.850 km (1.172 millas) de 30 pulgadas de diámetro que transporta petróleo crudo desde el área de producción de Bakken / Three Forks en Dakota del Norte hasta Patoka, Illinois.

El oleoducto ha sido un factor para mantener bajos los precios de la gasolina. Es el principal oleoducto que transporta el petróleo de Dakota del Norte, el segundo estado productor de petróleo.

José Hermosa – BLes.com