Redacción BLesA través de una carta abierta publicada el jueves 4 de marzo, docenas de científicos pidieron a la Organización Mundial de la Salud que lleve a cabo una nueva investigación sobre los orígenes del virus luego de dar por concluida su visita a China, indicando que el régimen chino se negó a proporcionarles datos clave.

Los investigadores pusieron en duda la confiabilidad de los resultados de la misión de la OMS en China afirmando que la presión del Partido Comunista chino, habría limitado los alcances de la investigación de los científicos, acorde a la información obtenida por Reuters.

Si bien durante varios meses Beijing fue renuente a que se llevara a cabo una investigación independiente sobre los orígenes del virus, finalmente aceptó la entrada de la misión de la OMS en el mes de enero. Sin embargo, de acuerdo con uno de los autores de la carta, el mundo no está más cerca de conocer los orígenes del virus PCCh (Partido Comunista chino) o COVID-19.

“En este punto, no estamos más avanzados que hace un año”, señaló Nikkolay Petrovsky, un experto en vacunas de la Universidad de Flinders en Adelaide, Australia. Petrovsky hace parte del grupo conformado por 26 expertos mundiales que firmaron la carta el jueves.

Le recomendamos:

Si bien el equipo de expertos de la OMS visitó hospitales e institutos de investigación en Wuhan, la investigación se habría concentrado en otros posibles orígenes del virus, como la teoría de que saltó de una especie animal a los humanos en uno de los mercados de alimentos de Wuhan o que se transmitió desde el extranjero a través de alimentos congelados.

Por su parte el líder del equipo, Peter Embarek, descartó el posible origen artificial del virus diciendo que era “extremadamente improbable que la hipótesis de incidencia de laboratorio explique la introducción del virus en la población humana”.

No obstante, para Petrovsky, no tiene sentido que los investigadores descartaran la idea de que el origen del virus provino de un laboratorio, agregando que el objetivo de la carta abierta era “obtener un reconocimiento a nivel mundial de que nadie ha identificado aún la fuente del virus y necesitamos seguir buscando”.

“Necesitamos una mente abierta y si cerramos algunas vías porque se consideran demasiado sensibles, no es así como opera la ciencia”, agregó el investigador.

Como señala Reuters, la OMS ha sido blanco de críticas por confiar demasiado en el trabajo de campo así como en los datos ofrecidos por la autoridades chinas, los cuales estarían comprometidos políticamente.

Los investigadores incluso aceptaron que las autoridades chinas se habían mostrado reacias a mostrar datos vitales que pudieran demostrar que el virus PCCh se estaba propagando incluso meses antes de que fuera anunciado públicamente.

De acuerdo con la carta abierta, la OMS “no tenía el mandato, la independencia ni los accesos necesarios para realizar una investigación completa y sin restricciones” de todas las teorías sobre los orígenes del COVID-19.

“Todas las posibilidades permanecen sobre la mesa y todavía tengo que ver una sola pieza de datos científicos independientes que descarten a cualquiera de ellas”, afirmó Petrovsky.

Como señala Breitbart News, el expresidente de EE. UU., Donald Trump, cuestionó tempranamente el manejo fallido del régimen chino de la pandemia, acusándolo de compartir un estrecho lazo con la OMS, representando a la vez un impedimento para la comprensión global de la pandemia.

A mediados del mes de abril del año pasado, los reclamos de una investigación independiente comenzaron a conocerse, mientras que el régimen chino negó cualquier culpabilidad sobre el origen del virus PCCh, ignorando al mismo tiempo las solicitudes.

César Múnera– BLes.com