Redacción BLes – Los vuelos para devolver a las familias de migrantes ilegales centroamericanos finalmente comenzaron, dijo una fuente.

Los vuelos se iniciaron bajo el Título 42, una política fronteriza de la era Trump que expulsaría a los migrantes indocumentados para restringir los riesgos de COVID-19. El procedimiento fue ampliado por los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) este lunes 2 de agosto.

El jueves 5 de agosto, unas 200 familias mexicanas y centroamericanas fueron transportadas de vuelta al sur de México en lo que pronto serán vuelos de rutina, informó Reuters de una fuente.

Los vuelos transportarán a los adultos que crucen ilegalmente la frontera como parte de la norma ampliada del CDC, que no se dirige a los migrantes menores no acompañados.

A los migrantes que no cumplan los requisitos se les denegará el asilo u otras formas de protección en Estados Unidos en virtud de esta política. Tras dos meses de prueba, o hasta el 2 de octubre, el CDC revisará si el Título 42 debe continuar.

El presidente Joe Biden revocó la mayoría de las estrictas políticas fronterizas de su predecesor en cuanto asumió el cargo, aunque el Título 42 no había sido retirado. Los funcionarios de Biden argumentaron que la norma era esencial para evitar el hacinamiento en los centros de detención estadounidenses durante la pandemia.

Los grupos pro-inmigrantes criticaron el Título 42, calificándolo de inhumano. El día en que los CDC anunciaron la prórroga, relanzaron su lucha legal para impedir que el gobierno de Biden utilizara la ley para deportar familias.

Según el medio, la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) dijo que la medida despoja a los migrantes de su derecho legal a pedir asilo y los devuelve a México, donde corren un riesgo importante.

“El gobierno de Biden aparentemente está buscando nuevas formas de expulsar a la gente y en el proceso someter a estos migrantes desesperados a un trauma adicional”, dijo el abogado principal de la ACLU en la demanda, Lee Gelernt.

Sin embargo, la fuente dijo a Reuters que el gobierno de Biden busca colaborar con grupos no gubernamentales y albergues en el sur de México para garantizar que los migrantes puedan regresar a casa de forma segura.

También le recomendamos: Revelan que Soros financia a 37 relatores especiales de la ONU (Video)

Ad will display in 09 seconds

[BENEFICIO COMUNIDAD BLES.COM: 81% DE DESCUENTO en VPN – NAVEGA MÁS SEGURO QUE NUNCA con SURFSHARK – CLICK AQUÍ]

El viernes 30 de julio, Biden anunció vuelos de deportación por la vía rápida de familias migrantes centroamericanas que cruzaron ilegalmente la frontera entre México y Estados Unidos.

Las familias migrantes que no tienen ninguna base legal para permanecer en Estados Unidos serán trasladadas a su país de origen por vía aérea mediante una práctica llamada “expulsión acelerada”.

Los medios de comunicación dijeron que los vuelos de expulsión al sur de México serían más rigurosos que esa práctica.

Esta noticia se produjo en medio de una acalorada controversia sobre los informes de que miles de infectados por el virus COVID-19 fueron liberados en Estados Unidos, lo que llevó a la ciudad fronteriza de McAllen, en Texas, a declarar el “estado de desastre local”.

El miércoles, un día antes de la actualización de Reuters, México afirmó que no cumpliría plenamente el Título 42 ampliado.

El país se había estado negando a acoger a familias de ciertas nacionalidades o con niños de cierta edad deportados por Estados Unidos, especialmente a las que proceden de países no colindantes como El Salvador, Guatemala y Honduras.

Laura Enrione – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.