El Tribunal Supremo ha ratificado la condena que el Juzgado de Instrucción nº33 de Barcelona impuso en 2019 a Kanghua Ren, al que prohibió tener una cuenta en Youtube durante cinco años por incurrir en un delito contra la integridad moral.

El condenado humilló a una persona cuando, después de haber rellenado unas galletas con pasta de dientes, sustituyéndola por su interior original, se las ofreció a una persona sin techo al momento que lo grababa para volcar posteriormente el contenido recopilado en su cuenta en la red social (ReSet) y jactarse del vídeo.

El juzgado de primera instancia entendió el acto cometido como un intento de “ridiculizar” y una afrenta para las personas en especial situación de vulnerabilidad, debido a que son ciudadanos que se encuentran dentro del umbral de extrema pobreza y que están en serio riesgo de exclusión social.

Tendencia en redes

El youtuber que ya lleva en trámites judiciales desde mayo de 2019 por este delito contra la integridad moral, actúo por voluntad propia sumándose al reto consistente en rellenar galletas de la marca Oreo, retirarles la capa de crema que tienen en su interior e introducir en su lugar dentífrico para, acto seguido, entregarlas a personas en la vía pública, con el siguiente prejuicio que eso puede ocasionar, como dolores estomacales.

Durante el vídeo por el que ha sido condenado, el joven expresa intención de unirse a la propuesta con nuevas condiciones: “Me parece interesante este reto, así que vamos a hacerlo y quiero hacer otro reto más dentro de este reto y es regalar dinero a gente que lo necesita, y lo que quiero decir es que voy a darle 20 pavos a una persona de la calle necesitada y también los oreos con pasta dental. Vamos a ver cómo me sale esto”. 

“Voy a darle 20 pavos a una persona de la calle necesitada y también los oreos con pasta dental. Vamos a ver cómo me sale esto”

 

Tras cuatro años de apelaciones y recursos, el alto tribunal ha seguido el criterio del ministerio fiscal y, a la vista de la redacción definitiva de la sentencia, tres magistrados podrían formular votos particulares.

Sanciones

Además de la prohibición de usar la red social durante cinco años, al condenado se le ha interpuesto la pena de 15 meses de cárcel y una indemnización de 20.000 euros por los daños morales causados por la difusión del vídeo, con el que el condenado ganó 2.180 euros.

Con el citado canal de Youtube, Kanghua Ren se había convertido en un conocido influencer en España y América Latina, con 1,1 millones de suscriptores y 124 millones de visualizaciones a los contenidos que publicaba.

Fuente: 20minutos.es

 

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.